jueves, 5 de octubre de 2017

Comentario crítico de la columna Los sacrificios de la crisis de Amando de Miguel

Los sacrificios de la crisis / Amando de Miguel[1]
Las crisis económicas suelen coincidir con momentos de intensa innovación técnica. En otras palabras, los grandes inventos de la ciencia acontecen más bien en las fases económicas de infortunio. Esa paradoja se explica porque, ante las dificultades económicas, la necesidad aguza el ingenio. Ese proceso se desata por la aplicación intensa de esfuerzo, por la adopción de medidas extraordinarias de austeridad.
Los Gobiernos pueden propiciar esa reacción en cadena de conductas, pero son los contribuyentes quienes han de reaccionar con decisión ante las dificultades objetivas. La austeridad no significa sólo que el Gobierno decide gastar menos, sino que la población se apresta a hacer sacrificios extraordinarios.
Quizá no pueda confirmarse todavía que la fase actual de estancamiento económico signifique para España más innovaciones, nuevas iniciativas rompedoras. Todo eso lo podremos certificar mas adelante, cuando hayamos salido de la crisis. De momento estamos inmersos en ella.
Los españoles se aprestan a defenderse de las dificultades desplegando imaginación, ardides para gastar lo menos posible o de otro modo que en la fase anterior de bonanza. En definitiva, la crisis puede ser una buena ocasión para demostrar las energías ocultas de un pueblo.
En LA GACETA hemos solicitado a una muestra de la población que nos digan su percepción sobre algunos de esos sacrificios de la generalidad de los españoles. Puede que los datos no puedan ser muy precisos, pues muchas personas ocultarán al sociólogo curioso los sacrificios que están haciendo. No es fácil que una persona de clase modesta confiese que acude a los comedores de Cáritas o rebusca en las basuras. Pero esa impresión se puede encontrar también en algunos solemnes datos macroeconómicos, como el cálculo del Producto Interior Bruto (PIB) o del volumen de desempleo.
La precisión de los datos de la encuesta es suficiente para poder asegurar que la población española está dispuesta a sacrificarse para salir de la maldita crisis. No estaría mal que los altos cargos políticos tomaran nota de esa reacción general de los españoles. De esa forma será más tolerable la situación.
La Gaceta[2], 19 de febrero de 2012



RESUMEN.
A propósito de la crisis económica que España está pasando desde hace años, el columnista propone al gobierno que impulse los cambios necesarios para salir de ella reforzados. Históricamente en las épocas de crisis se han producido grandes avances técnicos pues a la gente no le queda más remedio que agudizar su ingenio para sobrevivir, aunque en la actual crisis aún no se hayan puesto de manifiesto esas innovaciones. Y aunque el gobierno tiene un papel como promotor de estos cambios, deben ser los contribuyentes los que deben tomar la iniciativa. Sin embargo, teniendo en cuenta las conclusiones de un estudio del periódico donde trabaja el autor, los españoles están dispuestos a soportar más sacrificios y ajustes, por lo cual recomienda al gobierno que adopte las medidas necesarias para salir de la crisis, aunque sean dolorosas.

ESQUEMA.
1.       En los momentos de crisis económica, cuando la población sobrevive con medidas de austeridad, se producen innovaciones técnicas.
1.1.              Los gobiernos pueden impulsar el afán innovador, pero su misión es la de imponer medidas de austeridad.
1.2.              Son los contribuyentes los que deben tomar la iniciativa en la búsqueda de los cambios.
1.3.              En las circunstancias difíciles es cuando surge lo mejor de la población.
1.4.              Los cambios técnicos que traen consigo las épocas de crisis no se han detectado aún en España, pero se verán en un futuro.

2.       El gobierno español no debe temblar a la hora de exigir más sacrificios a los ciudadanos.
Una encuesta realizada por el periódico La Gaceta certifica la voluntad de los españoles de aceptar los sacrificios.

COMENTARIO CRÍTICO.
Estructura.
Se trata de un texto en prosa: una columna publicada en La Gaceta a principios del año 2012. El tipo de discurso predominante es el expositivo y el argumentativo.
En cuanto a la estructura interna del contenido y la forma de elocución, argumentación, podemos dividir el texto en las siguientes partes.
-Primera parte, línea 1, introducción muy breve para plantear el tema: en las épocas de crisis hay un clima propicio para dar paso a innovaciones y cambios.
-Segunda parte: desde la línea 1 hasta la 22, el cuerpo argumentativo. En esta parte hay exposición: los datos referidos a una encuesta, en las líneas 16 / 22; exposición de hechos, 1/5: las grandes innovaciones técnicas se producen en momentos de crisis; valoraciones y argumentaciones, 6/15, los gobiernos pueden impulsar los cambios;
-Tercera parte, es la tesis que se encuentra en el último párrafo del texto, líneas 23 / 26: Los españoles están dispuestos a soportar más sacrificios, por lo cual el gobierno debería impulsar (se supone) nuevas reformas que ayuden a paliar la actual crisis, aunque sea a costa de más sacrificios, idea mencionada anteriormente en la línea 8: “la población se apresta a hacer sacrificios extraordinarios.” Por tanto, la estructura del texto es inductiva pues la tesis se deduce de todo lo expuesto antes.

TEMA. Exhortación de Amando de Miguel al gobierno español para que impulse las reformas que crea oportunas para superar la crisis teniendo en cuenta que el pueblo español está dispuesto a soportar más sacrificios.

ACTITUD E INTENCIONALIDAD.
Aun siendo un texto de opinión, la actitud del autor es demasiado subjetiva, por no decir egoísta e interesada, ya que defiende los interés económicos de un sector de la población española como es la que puede soportar mejor la crisis: mundo financiero, ricos, grandes empresas… y esto, sin importarle los sacrificios que están sufriendo desde hace mucho tiempo las capas más débiles, que son a los que más ha afectado la crisis, aquellos que disponían de menos recursos y a los que menos ha ayudado el gobierno. Muestras de esa subjetividad es el uso de la primera persona del plural en la línea 12, estamos inmersos en ella…, en la 16, En la Gaceta hemos solicitado… También el uso de adjetivos calificativos explicativos claramente valorativos, como en la línea 22: solemnes datos macroeconómicos
La intención de Amando de Miguel es conminar al gobierno español para que continúe con las reformas antisociales que ha emprendido. Para ello le da dos argumentos: los españoles están dispuestos a soportar más cargas y el apoyo incondicional, por otra parte, del sector financiero y empresarial, del cual el periódico es eco y portavoz, a la política puesta en marcha por los gobernantes. Además, como es obvio, el autor se dirige a los lectores del periódico, probablemente con la intención de mostrarles cómo defienden sus intereses. Por tanto, las funciones del lenguaje que predominan son la expresiva, por la subjetividad, y la exhortativa, por la influencia que pretende ejercer en el gobierno.

TIPO DE TEXTO.
Según el ámbito de uso se trata de un texto periodístico de opinión; en concreto, de una columna. Este tipo de texto suele ser escrito por personas que colaboran con el periódico de manera regular, normalmente escritores profesionales o personas de prestigio, como puede ser el caso. Las columnas ocupan un espacio fijo. Abordan temas de interés, aunque no necesariamente deben cumplir la condición de ser rabiosamente actuales como las noticias. La forma de abordar los asuntos se caracteriza por su informalidad: no pretenden agotar el análisis del tema del que escriben y éste es enfocado de manera personal, características que son propias del ensayo. Aunque no es el caso, otro rasgo de ellos es la presencia de recursos literarios.
Por su temática lo podemos considerar un texto humanístico que es objeto de estudio por parte de las Ciencias Políticas y la Sociología –el autor es un sociólogo. Los receptores no buscan una información exhaustiva, sino un enfoque personal de los asuntos que abordan sus articulistas preferidos; en este texto, además, muchos de los lectores buscan en su medio de comunicación un defensor de los intereses de su colectivo.
En cuanto a su elocución o tipo de discurso es un texto argumentativo y expositivo que persigue trasladar a sus oyentes la seguridad de que el gobierno está haciendo lo que tiene que hacer para superar la crisis y también que el periódico intenta influir en las decisiones gubernamentales. Ya se ha hecho referencia a características propias de la argumentación y opinión con el uso de la primera persona. El registro lingüístico del texto es el estándar, propio de la comunicación periodística. En el texto no se ha encontrado ningún recurso literario.

VALORACIÓN PERSONAL.
Aun sabiendo las limitaciones de la estructura del tipo de texto que se analiza, y la subjetividad que impregna las columnas, en ningún caso esto justifica el discurso tan parcial e interesado el autor. Además, no es riguroso y sí mucho tendencioso y presuntuoso con los consejos que da. Veamos algunos aspectos que justifican esas aseveraciones. El discurso comienza con una afirmación cuestionable y en todo caso no verificable con ningún dato. Viene a decir que algunos de los grandes avances técnicos, dice al principio, se han producido en momentos de crisis económicas. No menciona ni un solo ejemplo de avance técnico en una época concreta. Lo que sí es cierto es lo contrario; muchos avances técnicos han creado graves problemas a la población trabajadora: la automatización en el proceso industrial trajo en su momento más paro; el desarrollo de la imprenta en París a finales del siglo XV llevó a una situación precaria a cinco mil amanuenses que trabajaban para la universidad... No sería difícil continuar con los ejemplos que cuestionan la idea de la que parte el autor. En todo caso, es el propio autor el que reconoce a continuación que, en España, después de más de cuatro años de grave crisis, no se ha producido ninguna innovación, ni tan siquiera, ahora ya habla de otra cosa, iniciativas rompedoras, (en la línea 11). Ahora bien, eso sí, hay que creer que se producirán más adelante. ¿Cuándo? ¿Seguro que se producirá algún avance técnico o iniciativas rompedoras? Si lo plantea como una cuestión de fe, pobre argumento es.
Esta falta de rigurosidad es más llamativa, siendo él sociólogo y el encargado del estudio, cuando en las líneas 16 a la 22 afirma que hay una encuesta que demostraría que hay un número suficiente (línea 23) de españoles dispuestos a aguantar más sacrificios para salir de la crisis. Podía haber detallado algún dato de la encuesta o por qué se mandó hacer; con qué propósito. Nada de nada, solo las conclusiones a la que llega –otra vez, cuestión de fe- que le sirven para animar al gobierno a que continúe la senda reformista.
Esa tendenciosidad se observa, según las ideas del autor, en quién debe ser el propulsor de los cambios y lo que debe hacer el gobierno, de derechas y conservador, acorde a la línea editorial del periódico: “Son los contribuyentes quienes han de reaccionar…”, línea 7; “La población se apresta a hacer sacrificios extraordinarios”, línea 9; “Los españoles se aprestan a defenderse de las dificultades…”; l. 13. “No estaría de mal que los altos cargos políticos tomaran nota…”; l. 25.
La opinión del autor es sesgada y defensora de unos intereses claros. Los que deben soportar la crisis es la población en general; es la gente la que debe salir de la misma con sus medios. La intervención del gobierno solo ha de dirigirse a la consolidación de los recortes sociales que afectan a las capas sociales medias y bajas. O sea, que tienen que espabilarse y, en todo caso, habrá alguna innovación que ¿tal vez justifique el sufrimiento? Ese mismo consejo se lo podía haber dado el periódico al gobierno en su política económica con el mundo financiero y empresarial: nada de reformas laborales que faciliten los despidos, nada de rescates a bancos controlados por dirigentes de su partido, que se busquen la vida como la población general, que seguro que a ellos también se le ocurre alguna innovación técnica que sea de provecho para toda la sociedad. Y ya puestos, el periódico podía haber hecho una encuesta para ver si los ricos están dispuestos a soportar más sacrificios. Casi seguro que habría un número suficiente para, por ejemplo, subirles los impuestos, como se los han subido a los más desfavorecidos.

ANÁLISIS DE LOS MECANISMOS SEMÁNTICOS DE COHESIÓN. (De los dos primeros párrafos)
El alumno deberá analizar y comentar cuáles son los principales mecanismos semántico-textuales de cohesión.
Entre estos mecanismos semántico-textuales de cohesión se encuentran todos aquellos basados en la recurrencia léxica (sinonimia, correferencia o sinonimia textual, hiponimia e hiperonimia, antonimia, derivación) y en la configuración de redes léxicas y campos semánticos.
La distribución de la puntuación de 1´5 puntos se realizará de la siguiente manera:
-Identificación y clasificación de los mecanismos semántico-textuales de cohesión más relevantes del fragmento: 0´75 puntos.
-Conclusión sobre el valor que desempeñan los mecanismos semánticos textuales de cohesión analizados en el fragmento seleccionado, extrapolando esas conclusiones a la caracterización global del texto: 0´75 puntos.
 1 Las crisis económicas suelen coincidir con momentos de intensa innovación técnica. 2 En otras palabras (ENLACE FRASEOLÓGICO), los grandes inventos de la ciencia (ENLACE LÉXICO: SINONIMIA TEXTUAL/PARÁFRASIS) acontecen más bien en las fases económicas de infortunio (ENLACE LÉXICO: SINÓNIMOS/PARÁFRASIS). 3 Esa paradoja (ENLACE LÉXICO: HIPERONIMIA + ENLACE ANAFÓRICO: ESA) se explica porque, ante las dificultades económicas, (ENLACE LÉXICO: SINÓNIMOS/PARÁFRASIS) la necesidad aguza el ingenio. 4 Ese proceso (ENLACE LÉXICO: HIPERONIMIA + ENLACE ANAFÓRICO: ESE) se desata por la aplicación intensa de esfuerzo, por la adopción de medidas extraordinarias de austeridad.
5 Los gobiernos pueden propiciar esa reacción en cadena de conductas, (ENLACE LÉXICO: HIPERONIMIA + ENLACE ANAFÓRICO: ESA) pero son los contribuyentes quienes han de reaccionar con decisión ante las dificultades objetivas. 6 La austeridad no significa sólo que el Gobierno (ENLACE LÉXICO: REPETICIÓN DE PALABRAS) decide gastar menos, sino que la población se apresta a hacer sacrificios extraordinarios.

PRIMER PÁRRAFO.
La cohesión de las oraciones y párrafos que forman un texto se logra con la presencia de determinados signos lingüísticos llamados enlaces interoracionales que permiten la conexión y la recta interpretación de todo él. Veamos en el texto seleccionado especialmente aquellos que se llaman enlaces léxicos.
La oración dos está encabezada por un enlace fraseológico en las líneas 1 y 2: “En otras palabras”, que claramente tiene un significado explicativo al formular de otra manera parecida lo afirmado en la oración 1. Encontramos un enlace léxico en la expresión sinonímica o paráfrasis en “los grandes inventos de la ciencia”, que equivale a la expresión utilizada en la oración 1, “intensa innovación técnica”.
Algo parecido encontramos en la misma oración 2 con la expresión “en las fases económicas de infortunio”, parecida a “Las crisis económicas” de la oración 1.
La oración 3 está cohesionada con la 2 con un sintagma hiperónimo con valor anafórico “Esa paradoja” que hace referencia a todo lo expresado en la oración 2. En la misma oración nos encontramos un enlace léxico, que es sinónimo de los utilizados en las anteriores oraciones: “dificultades económicas” igual a “Las crisis económicas” …
La oración 4 está encabezada por un hiperónimo: “Ese proceso” que se refiere a lo dicho en la oración anterior: la necesidad agudiza el ingenio.
A parte de estos enlaces léxicos, encontramos una isotopía o red léxica formada por palabras en todas las oraciones del párrafo, que se refieren a la expresión que más se repite en el texto: las crisis económicas (1): Los sacrificios de la crisis (Título), fases económicas de infortunio (2), dificultades económicas (3), la necesidad (3), aplicación intensa de esfuerzo, por la adopción de medidas extraordinarias de austeridad (5).

EL PÁRRAFO 2 se une con el anterior mediante un hiperónimo: esa reacción en cadena de conductas (6), que comprende el significado de las acciones descritas en la última oración del párrafo 1. Además, el sustantivo reacción va acompañado del adjetivo determinativo demostrativo con valor deíctico “esa”, que señala lo afirmado antes.

Hemos comprobado la perfecta cohesión de las oraciones al analizar la presencia de expresiones que podemos englobar en la isotopía anteriormente mencionada; además, el tema fundamental del que se habla en el párrafo está mencionando de manera repetitiva en esta primera parte del texto.
Teniendo en cuenta el carácter expositivo y argumentativo del texto, apreciamos con esta repetición el deseo por parte del autor de ser preciso y exhaustivo. Además, también el afán de querer ser claro y para ello no duda en repeticiones o paráfrasis de ideas que se formulan de dos maneras, como, por ejemplo, las oraciones 1 y 2.
FUNCIONES DEL LENGUAJE.
El alumno debe identificar y explicar cuáles son las principales funciones del lenguaje que aparecen en el texto, justificándolas adecuadamente mediante los aspectos lingüísticos que considere más relevantes.
La distribución de la puntuación de 1´5 puntos se realizará de la siguiente manera:
-Identificación de las principales funciones del lenguaje que aparecen en el texto: 0´5 puntos.
-Justificación lingüística de las funciones del lenguaje identificadas: 0´5 puntos.
-Caracterización del tipo de texto a partir de las funciones del lenguaje analizadas: 0´5 puntos.


Las principales funciones del lenguaje utilizadas son la representativa, la expresiva y la conativa.
En el texto hay exposición de datos o transmisión de información objetiva, por lo tanto, es una muestra de la función representativa. Recursos propios de la exposición son los enlaces fraseológicos: En otras palabras (l.2); en definitiva (l.14). Se utiliza también el presente intemporal: los grandes inventos de la historia acontecen (l. 2).
La exposición está apoyada en argumentaciones cuando los datos en sí mismos no son evidentes: explica, por ejemplo, la paradoja de por qué los grandes inventos ocurren en la época de crisis: …esa paradoja se explica… (l. 3); por otra parte, la carga subjetiva es evidente en las opiniones del autor o del periódico donde trabaja: los que deben asumir iniciativas son los ciudadanos (l. 6). Por lo tanto, también es prominente la función expresiva. Esta función subjetiva la apreciamos en el plural sociativo usado con frecuencia en el texto: podremos (l. 11), estamos inmersos en ella… (l. 12); en el uso de estructuras atributivas con un claro valor apreciativo o valorativo: La precisión de los datos es suficiente… (l. 23)
La función conativa o apelativa se deduce de la tesis defendida: el autor intenta convencer al gobierno para que continúe tomando medidas que permitan superar la crisis económica. La referencia expresa de los destinatarios la encontramos en la línea 24: los altos cargos políticos.
La aclaración de lo que el autor entiende por austeridad de las líneas 7 y 8, la podemos considerar como propia de la función metalingüística.
En conclusión, por las funciones del lenguaje predominantes y por los tipos de discurso utilizados, el texto comentado es claramente subjetivo. Si tenemos en cuenta, además, la extensión y la expresión, lo podemos considerar un artículo de opinión de un periódico; en concreto, una columna.















[1]     Amando de Miguel Rodríguez (Pereruela de Sayago, Zamora, 20 de Enero de 1937) es un sociólogo español, colaborador habitual de medios de comunicación. Es catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense.
      Ha publicado más de 120 libros y miles de artículos. Colaborador habitual en los medios de comunicación, tanto en radio (Antena 3 Radio, Viva la gente, entre 1985 y 1992; Cadena COPE, en La mañana, entre 1992 y 2008; Onda Cero, en el espacio presentado por el periodista Carlos Herrera, Herrera en la onda, desde 2008), como prensa escrita (el periódico La Gaceta desde 2009), prensa digital (Libertad Digital) y televisión (Telemadrid -Madrid opina-, Veo7 e Intereconomía Televisión).
      Desde 2004 es miembro del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid. Un año más tarde se solicitó su cese en el cargo, que finalmente no se produjo, al inquirir a la entonces secretaria general de Políticas de Igualdad del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Soledad Murillo, durante la presentación del proyecto de Ley contra la Violencia de Género si tenía clítoris.
      Forma parte del Patronato de Honor de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES).
      (Datos extraídos de Wikipedia).
[2]     La Gaceta pertenece de manera oficial al grupo Intereconomía desde 16 de septiembre de 2009.
      Su línea editorial se enfocaría a un lector de derecha y se potenciaría la investigación informativa.
       Según datos certificados por la Oficina de Justificación de la Difusión OJD y referidos al período de julio de 2010 a junio de 2011, el promedio de tirada de "La Gaceta" fue de 93.519 ejemplares y el promedio de difusión de 45.835. La Gaceta registró una audiencia de 216.000 lectores en la última oleada del Estudio General de Medios EGM, lo que supone un 16,8% más que hace un año. El estudio, que lleva a cabo la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) y abarca los meses comprendido entre febrero y noviembre de 2011, revela que "La Gaceta" fue, junto con Público, la única cabecera que creció con respecto a 2010, frente a la pérdida de lectores de los demás diarios: así, La Razón descendió un 17% de lectores, Abc un 13%, El Mundo un 3,7% y El País, un 0,5%.
      Entre otros datos, el tiempo de lectura empleado merece una atención especial. Mientras la media de los diarios de información general se sitúa en torno a los 25 minutos de lectura, el tiempo medio que emplean los lectores de "La Gaceta" es de 37 minutos. Le sigue El País con una media de 33 minutos de tiempo de lectura. En cuanto al perfil de lectores, el diario del Grupo Intereconomía destaca con un 49% de clase media-alta, respecto a la media del sector, que se sitúa en un 36%. En lo que respecta a lectura por grupos de edad, "La Gaceta" destaca en el tramo de alto interés comercial de 35 a 54 años, donde concentra un 33% de su audiencia. (Datos extraídos de Wikipedia).

lunes, 2 de octubre de 2017

DISTRIBUCIÓN DE LOS CONTENIDOS EN LAS TRES PRUEBAS.


(Los contenidos que entrarán en cada examen pueden sufrir alguna variación condicionada por el desarrollo de la programación de la materia en 2º Bachillerato).

PRIMER EXAMEN (14 de noviembre de 2017)

Bloque 3. Lengua.
La comunicación: el signo; las funciones de lenguaje.
Nivel léxico-semántico: componentes básicos; lexicografía y diccionarios.
El texto: unidades discursivas; marcadores; variedades discursivas.
Nivel sintáctico del español: oración simple y compuestas coordinadas

Bloque 4. Literatura.
La Edad Media: sociedad y cultura; lírica y la épica medievales
Los siglos XIII y XIV: cambios literarios; mester de clerecía; teatro medieval; prosa medieval.
El Prerrenacimiento: sociedad y cultura; poesía; prosa; La Celestina.



SEGUNDO EXAMEN (20 de febrero de 2018):
Bloque 3. Conocimiento de la lengua.
Nivel morfológico del español (I): fonología; sustantivo y adjetivo.
Nivel morfológico del español (II): verbo, adverbio, preposiciones y conjunciones; interjecciones.
Nivel sintáctico del español: sintaxis de las oraciones compuestas subordinadas sustantivas y adjetivas.

Bloque 4. Educación literaria
El Renacimiento: sociedad y cultura; prosa, poesía y teatro.
Cervantes y El Quijote.
El Barroco (I): sociedad y cultura; lírica y prosa.


TERCER EXAMEN (Segunda quincena de abril)
Bloque 3. Conocimiento de la lengua.
Nivel sintáctico del español: sintaxis de las oraciones compuestas subordinadas adverbiales propias e impropias.
La diversidad lingüística.
La realidad plurilingüe de España.
Bloque 4. Educación literaria.
El Barroco (II): el espectáculo teatral; Lope de Vega; Calderón; Tirso.
La Ilustración: sociedad y cultura; literatura didáctica; prosa narrativa; poesía neoclásica; teatro.
El siglo XIX: sociedad y cultura; el Romanticismo español; el Realismo español.



Partes del examen y pruebas.

Se realizarán tres pruebas para alumnos con asignaturas pendientes. Las pruebas incluirán comentario de texto, cuestiones de Lengua y cuestiones de Literatura. El alumno ha de mostrar sus conocimientos en las tres partes señaladas (ver Criterios de Calificación de 1º de Bachillerato). Cada prueba tendrá una calificación numérica de 0 a 10. Se aprueba con una calificación igual o superior a 5.
El alumno deberá presentarse a las dos primeras pruebas para poder acudir a la tercera que mantiene la estructura de las anteriores.
La media resultante de las calificaciones obtenidas en las tres pruebas citadas será la calificación final. En el caso de que no se aprueben los dos primeros exámenes, se realizará la recuperación de los contenidos en el examen siguiente. En este sentido, en el apartado de teoría de Lengua y Literatura, deberá contestar a las cuestiones que se le planteen referidas a las pruebas anteriores no aprobadas.
Los contenidos necesarios para superar la asignatura son los correspondientes al nivel de 1º de Bachillerato que se indican en esta programación. De manera que al alumno se le exigirá una correcta presentación, ortografía y expresión, además de los conocimientos específicos de la materia del curso de 1º.
La distribución del temario, correspondiente al pasado curso, será proporcional a las tres pruebas. En todas las pruebas habrá una parte de comentario de texto en el que se incluirá: el tema, resumen, estructura interna y externa, recursos estilísticos y contexto histórico-literario.
El jefe de departamento se pondrá en contacto con estos alumnos para explicar con detalle el proceso de recuperación y aclarar cuantas dudas pudieran surgir.

jueves, 18 de mayo de 2017

Comentario de texto de un fragmento de La Colmena / Camilo José Cela.

La Colmena / Camilo José Cela.
Martín Marco se para ante los escaparates de una tienda de lavabos que hay en la calle de Sagasta. La tienda luce como una joyería o como la peluquería de un gran hotel, y los lavabos parecen lavabos del otro mundo, lavabos del Paraíso, con sus grifos relucientes, sus lozas tersas y sus nítidos, purísimos espejos. Hay lavabos blancos, lavabos, de todos los colores. ¡También es ocurrencia! Hay baños que lucen hermosos como pulseras de brillantes, bidets con un cuadro de mandos como el de un automóvil, lujosos retretes de dos tapas y de ventrudas, elegantes cisternas bajas donde seguramente se puede apoyar el codo, se pueden incluso colocar algunos libros bien seleccionados, encuadernados con belleza: Hólderlin[1], Keats[2], Valéry[3], para, los casos en que el estreñimiento precisa de compañía; Rubén[4], Mallarmé[5], sobre todo Mallarmé para las descomposiciones de vientre. ¡Qué porquería!
Martín Marco sonríe, como perdonándose, y se aparta del escaparate.
 La vida  piensa  es todo. Con lo que unos se gastan para hacer sus necesidades a gusto, otros tendríamos para comer un año. ¡Está bueno! Las guerras deberían hacerse para que haya menos gentes que hagan sus necesidades a gusto y pueda comer el resto un poco mejor. Lo malo es que, cualquiera sabe por qué, los intelectuales seguimos comiendo mal y haciendo nuestras cosas en los Cafés. ¡Vaya por Dios!
A Martín Marco le preocupa el problema social. No tiene ideas muy claras sobre nada, pero le preocupa el problema social.
   Eso de que haya pobres y ricos,  dice a veces, está mal; es mejor que seamos todos iguales, ni muy pobres ni muy ricos, todos un término medio. A la Humanidad hay que reformarla. Debería nombrarse una comisión de sabios que se encargase de modificar la Humanidad. Al principio se ocuparían de pequeñas cosas, enseñar el sistema métrico decimal a la gente, por ejemplo, y después cuando se fuesen calentando, empezarían con las cosas más importantes y podrían hasta ordenar que se tirara abajo las ciudades para hacerlas otra vez, todas iguales, con las calles bien rectas y calefacción en todas las casas. Resultaría un poco caro, pero en los Bancos tiene que haber cuartos de sobra.
Una bocanada de frío cae por la calle de Manuel Silvela y a Martín le asalta la duda de que va pensando tonterías.
 - ¡Caray con los lavabitos!
Al cruzar la calzada un ciclista lo tiene que apartar de un empujón.
- ¡Pasmado, que parece que estás en libertad vigilada!
A Martín le subió la sangre a la cabeza.
 - ¡Oiga, oiga!
El ciclista volvió la cabeza y le dijo adiós con la mano.

ESTRUCTURA EXTERNA.
Fragmento en prosa de la novela La colmena de Camilo José Cela. El texto es fundamentalmente descriptivo: se describen los sanitarios de una tienda y se describen las ideas que el personaje tiene sobre diversos temas. También hay narración; ésta se hace en presente de indicativo con lo cual las acciones que realiza el personaje coinciden con el momento de la lectura. Al final, encontramos un breve diálogo entre Martín Marco y un ciclista.

ESTRUCTURA INTERNA.
Podemos dividir el texto en cuatro partes.
La primera de la línea 1 a la 11 es una descripción de una tienda de sanitarios que para el protagonista supone el sumo del lujo, teniendo en cuenta que él se ve obligado a hacer sus necesidades en los cafés.
La segunda y la tercera parte son reflexiones que realiza el protagonista a propósito del lujo observado. La primera reflexión está expresada desde la línea 12 hasta la 16: la desigualdad existente entre ricos y pobres –unos pueden hacer sus necesidades en unos baños elegantes, otros no tienen qué llevarse a la boca. La segunda idea que desarrolla iría desde la línea 17 a la 26 y es una continuación de la anterior: esa desigualdad habría que corregirla e, incluso, cambiar el mundo de manera drástica para que todos compartiéramos la vida por igual y tuviéramos las mismas oportunidades.
La última parte abarcaría desde la línea 27 hasta el final, en la que el protagonista vuelve a la cruda realidad al ser casi atropellado por un ciclista a consecuencia de lo despistado que andaba.

TEMA.
Reflexión de Martín Marco a propósito del lujo observado en una tienda de sanitarios, sobre la desigualdad social y sobre la necesidad de reformas para que todos vivan mejor.

RESUMEN.
Paseando Martín por la ciudad se para delante de una tienda de sanitarios y se sorprende del lujo y lo caro que debe resultar un cuarto de baño con esos lavabos y bazas. Le llaman tanto la atención porque él no posee ni un aseo y sus necesidades las debe hacer en los servicios de los cafés. Y comparando su pésima situación económica con la de aquellos que pueden permitirse esos lujos en el servicio, reflexiona sobre la desigualdad existente y cabila en la necesidad de reformar a la sociedad para que ésta fuera más justa y sus condiciones de vida mejores: ciudades más confortables, educación para todos… Sale de sus pensamientos cuando casi le atropella un ciclista.

CARACTERÍSTICAS DEL REALISMO SOCIAL DE LOS AÑOS 50 PRESENTES EN ESTE TEXTO.
La preocupación de los novelistas de los años cincuenta del Realismo Social por los problemas que les rodeaban es evidente en este pequeño fragmento. En primer lugar, se intentaba reflejar la sociedad tal como era. Y lo que describen es una realidad cruda, en la que muchas personas viven en unas condiciones por debajo del límite de la dignidad humana, que resalta con la de aquéllos que en esas condiciones generales de miseria viven bien. En el fragmento, el personaje, intelectual, poeta, con una formación, malvive y se queja de su situación personal en un aspecto muy concreto que es la falta de intimidad en un cuarto de baño propio.
La actitud del narrador es de aparente objetividad: va describiendo y narrando en presente lo que sucede al personaje; sin embargo, observamos que adopta una actitud omnisciente pues describe su mundo interior, sus pensamientos.






FIGURAS LITERARIAS.
FIGURA
LÍNEAS
EJEMPLO
EXPLICACIÓN
Apóstrofe
31
¡Pasmado, que parece que estás en libertad vigilada!
Forma apelativa y despectiva con la que el ciclista avisa a Martín Marco para que se aparte.
Símil
2 y 3
La tienda luce como una joyería
Al personaje le parece algo extraordinario ver tanto lujo en los sanitarios de la tienda. Todos los aparatos son comparados con otros objetos lujosos: pulseras de brillantes, cuadro de mando de un automóvil…
Enumeración y anáforas.
3/5
…con sus grifos relucientes, sus lozas tersas y (sus nítidos espejos; nos encontramos además un epíteto)
Enumera todos los aparatos sintiéndose asombrado por tanto lujo. Además, encontramos anáforas al repetirse el determinante sus.
Hipérbole
31
¡Pasmado, que parece que estás en libertad vigilada!
Para mostrar lo despistado que andaba Martín Marco, le compara con un preso que acaba de salir de la cárcel.
2/3
Los lavabos parecen lavabos del otro mundo, lavabos del Paraíso
Ponderación exagerada del lujo observado por Martín en la tienda de lavabos.




[1] Johann Christian Friedrich Hölderlin  (20 de marzo de 1770 – 7 de junio de 1843) fue un poeta lírico alemán. Su poesía acoge la tradición clásica y la funde con el nuevo romanticismo.
[2] John Keats (n. 31 de octubre de 1795, en Londres, Inglaterra - † 23 de febrero de 1821, en Roma, Estados Pontificios) fue uno de los principales poetas británicos del Romanticismo.
[3] Ambroise-Paul-Toussaint-Jules Valéry (30 de octubre de 1871 – 20 de julio de 1945) fue un escritor francés, principalmente poeta, pero también ensayista de gran aliento.
[4] Rubén Darío.
[5] Stéphane Mallarmé (París, 18 de marzo de 1842 – ibídem, 9 de septiembre de 1898) fue un poeta y crítico francés, uno de los grandes del siglo XIX, que representa la culminación y al mismo tiempo la superación del simbolismo francés. Fue antecedente claro de las vanguardias que marcarían los primeros años del siguiente siglo.

lunes, 3 de abril de 2017

Comentario del poema INSOMNIO (Hijos de la ira, 1944) / Dámaso Alonso





INSOMNIO

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
De Hijos de la ira / Dámaso Alonso

ESTRUCTURA EXTERNA.
Texto completo en verso. Se trata de un poema perteneciente al libro Los hijos de la ira de Dámaso Alonso. En el texto predomina la interpelación/monólogo que el poeta en primera persona dirige a Dios. Podemos apreciar también alguna descripción, como por ejemplo en el verso 1.
La métrica del poema es irregular: los versos no miden lo mismo, tampoco hay rima ni agrupación de versos formando estrofas. Son versos libres. El ritmo se consigue con otros procedimientos, como puede ser paralelismos, anáforas (se señalarán más adelante en este comentario) o secuencias tonales parecidas, como las interrogaciones de los tres últimos versos.
La disposición tipográfica de los versos crea el dibujo de uno de los lados estrechos de un féretro. Esta disposición versal formando un dibujo o una figura era una de las características de los movimientos de vanguardia de principios de siglo, como los caligramas de Apollinaire.

ESTRUCTURA INTERNA.
En cuanto a su contenido, podemos establecer la siguiente estructura:
En el primer verso el poeta describe la ciudad de Madrid, donde vive y enmarca espacialmente su sufrimiento.
En los tres siguientes expresa que su angustia es consecuencia, o bien, aumenta debido al insomnio y zozobra del poeta. En esa vela, todo lo exterior, el viento, los ladridos y la luz lunar, le angustian.
Desde el verso cinco hasta el último, el poeta interpela a Dios sobre el sentido de su vida y la de la humanidad.

TEMA.
La angustia del poeta al dudar de que su vida y la del ser humano en general tengan sentido.

RESUMEN.
El poeta pasa las noches sin poder dormir en la populosa ciudad de Madrid. Durante las horas que permanece insomne, tumbado en su cama, el viento, los ladridos de los perros y la leve luz lunar acrecientan su malestar. Desvelado, interpela a Dios por el sentido de sus 45 años ya vividos; también, por el sentido de la vida de los madrileños y de todo el mundo. Además, pregunta a Dios por el sentido del mismo universo, su creación: ¿La creó Dios para que los hombres fueran testigos de su grandeza?

CARACTERÍSTICAS DE LA POESÍA DE LA GENERACIÓN DEL 27 Y DEL AUTOR.
Ya se ha comentado la influencia vanguardista, en cuanto a la métrica, al utilizar versos libres y a su disposición tipográfica, que hace asemejar el poema a un féretro.
También característico del grupo del 27 es el uso de metáforas complejas en las que la relación del término real y el metafórico no es evidente, como se podrá observar en el siguiente apartado, cuando se analicen las figuras literarias.
En cuanto a los temas abordados, señalamos el de la ciudad, la gran urbe, convertido en un lugar inhumano. Se ha pasado del alegre y estimulador Civitas hominun, al de la ciudad cementerio, donde las personas penan más que disfrutan. El tema más importante, con todo, es la expresión de la angustia existencial. Este tema es el característico de la etapa más inmediata a la Guerra Civil, en los años cuarenta. Hijos de la ira, de 1944, es el poemario más representativo de esta etapa existencialista. Los poetas de la generación del 27 que no se exilian van a tener como referencia en la expresión de esta angustia a los autores de la Generación del 98.
La presencia de términos relacionados con la muerte es constante en el texto: cadáveres (v. 1, 6, 7), nicho (v.2), me pudro (v.2, 5, 6, 7), podredumbre (v. 8). Estas palabras y sus repeticiones dejan la sensación de muerte, descomposición, sobre todo, de tipo espiritual. ¿Qué responsabilidad tiene Dios al permitir una sociedad degradada no solo materialmente, en la que no es fácil cubrir las necesidades básicas de las personas, sino espiritualmente? Con hambre, miseria, con sufrimiento, ¡cómo es posible creer en Dios!, parece querer expresar el poeta.


FIGURAS LITERARIAS.
FIGURA
VERSO
CITA
COMENTARIO
Interrogaciones retóricas
8, 9 y 10
¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?
Interpelaciones dirigidas a Dios que no tendrán respuesta.
Repeticiones
5
Preguntándole a Dios, preguntándole
La repetición del verbo acrecienta la sensación de angustia y sufrimiento vital del poeta.
Asíndeton
9 y10
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
Ausencia de nexo entre las dos únicas partes de la pequeña enumeración. El efecto de la podredumbre afectaría a más cosas al no señalar con el nexo “y” el último término de la lista.
Polípotes
2, 5, 6, 7
Pudro, pudre, pudren y podredumbre
Son repeticiones de palabras que comparten un mismo lexema y varían los morfemas flexivos. Como repetición, acrecienta en el primer caso una idea clave del poema: la degradación espiritual; en el segundo, la angustia mortificante que va asociada a esos enunciados.
3 y 4
Gemir/gimiendo, ladrar/ladrando y fluir/fluyendo
Paralelismo
5 y 6
por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren…
Repetición de la misma estructura sintáctica. Se consigue ritmo. Con la repetición de las preguntas se consigue expresar angustia íntima.
4
gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre
Se repitela misma estructura de tres símiles continuos.
Antítesis
1
Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres
No aparece el otro término: vivos. Pero por el contexto, la muerte hace referencia a la muerte espiritual del alma, se pudre lentamente mi alma, del verso 5, frente a la vida biológica.
9 y 10
Rosales del día,
Azucenas de tus noches
Oposición de los colores según la luz del día y de la noche.
Personificación
10
Las tristes azucenas letales de tus noches?
Se aplica una cualidad humana, la tristeza, a las flores. Por otra parte, podemos ver en esta expresión un oxímoron, por la contradicción: no es normal la asociación del adjetivo tristes al nombre azucenas.
Símil y personificación
4
gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre
La zozobra interior se acrecienta con los estímulos nocturnos: gime, como el viento gime (personificación); interpela a Dios, como si le ladrara de lo enfurecido que se encuentra; su existencia nocturna es iluminada por la luz amarilla que acompaña al viento y a los perros.
Metáforas
2
Y me incorporo en este nicho
Es una metáfora pura. La cama y las sábanas parecen la caja mortuoria y la mortaja espiritual donde se va pudriendo sobre todo la fe del poeta en Dios.
4
Como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
El término real de la metáfora es la luz de la luna, que se transforma en una gran baca de la que emana la irradiación.
8
¿Qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
El término metafórico huerto lo podemos identificar con la creación divina del universo y del ser humano. La idea que expresa el poeta puede ser la siguiente: la mortalidad del hombre, viendo la inconmensurable creación, les hace creer en Dios, como artífice del ser humano, de todo el universo y de la inmortalidad del alma.
9 y 10
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
Podemos clasificar estas metáforas como impresionistas: el día y la noche, términos reales, son identificados por su color.
Metonimia
2
En este nicho en el que hace 45 años que me pudro
Lo que se pudre, degrada no es el cuerpo, sino su alma. Hay una relación de contigüidad cuerpo/alma como partes del ser humano.