lunes, 22 de enero de 2018

Comentario de texto de El segundo sexo/ Simone de Beauvoir

El segundo sexo/ Simone de Beauvoir (Curso 2017/2018)

Para probar la inferioridad de la mujer, los antifeministas han apelado no sólo a la religión, la filosofía y la teología, como antes, sino también a la ciencia: biología, psicología experimental, etc. A lo sumo, consentían en aceptar al otro sexo «la igualdad en la diferencia». Esta fórmula, que ha hecho fortuna, es muy significativa. Es exactamente la que utilizan, a propósito de los negros de América, las leyes Jim Crown[1]; pero esa segregación pretendidamente igualitaria sólo ha servido para introducir las discriminaciones más extremas. Esa coincidencia no es nada casual; ya se trate de una raza, de una casta, de una clase o de un sexo reducido a una condición inferior, los procesos de justificación son los mismos. «El eterno femenino» es el homólogo del «alma negra» y del «carácter judío». Por otra parte, el problema judío, en su conjunto, es muy distinto de los otros dos. Para el antisemita, el judío no es tanto un inferior como un enemigo, y no le reconoce ningún lugar propio en este mundo; más bien desea aniquilarlo. Pero hay analogías profundas entre la situación de las mujeres y la de los negros; unas y otros se emancipan hoy día de un mismo paternalismo, y la casta que ha sido dueña quiere mantenerlos en «su lugar», es decir en el lugar que ha elegido para ellos; en los dos casos se explaya en elogios más o menos sinceros acerca de las virtudes del «buen negro», del alma inconsciente, infantil y riente del negro resignado, y de la mujer «verdaderamente mujer», es decir, frívola, pueril e irresponsable, la mujer sometida al hombre. En los dos casos extrae argumentos del estado de hecho que ha creado. Se conoce la salida de Bernard Shaw: “el norteamericano blanco -ha dicho, en síntesis— relega al negro al grado de lustrabotas y deduce de ello que sólo sirve para ser un lustrabotas”. Este mismo círculo vicioso se encuentra en todas las circunstancias análogas: cuando se mantiene a un individuo o grupo de individuos en situación de inferioridad, es un hecho que es inferior, pero habría que ponerse de acuerdo acerca del alcance de la palabra ser; la mala fama consiste en darle un valor sustancial cuando tiene el sentido dinámico hegeliano: ser es haber devenido, es haber sido hecho tal cual se manifiesta; sí, las mujeres, en conjunto, son hoy día inferiores a los hombres, es decir, que su situación les abre menos posibilidades: el problema consiste en saber si ese estado de cosas debe perpetuarse.
Muchos hombres lo desean; no todos se han despojado aún de su actitud. La burguesía conservadora sigue viendo en la emancipación de la mujer un peligro que amenaza su moral y sus intereses. Ciertos machos temen la competencia femenina.
[Simone de Beauvoir: El segundo sexo (1949)]

ESQUEMA. En el desarrollo del esquema se analiza también la estructura interna, por eso la distribución del contenido señalando las líneas, y las partes del texto argumentativo.

A-Introducción: en la línea 1/3 en la que rápidamente se plantea el tema del que se habla; es decir, la desigualdad o diferencia entre hombres y mujeres.
B-Cuerpo argumentativo: desde 1/28
1. Tesis contraria, la de los antifeministas: la mujer es inferior. (1)
1.1. Se basan en argumentos científicos, filosóficos… (2-3)
1.2. Pequeña concesión a los feministas: aceptan a las mujeres como iguales en cuanto a los derechos, pero siguen pensando que son diferentes. (3-4)

2. Contraargumentos a modo de refutación de la tesis de los antifeministas. (6)
2.1. La premisa de “la igualdad en la diferencia” ha creado discriminaciones entre los negros, hecho constatable. (4-7)
2.2. La situación de la mujer es similar a la de los negros y judíos (Analogía) (7-9)
2.2. 1. Ambos luchan por su emancipación. (12-18)
2.2.2. A los negros y a las mujeres se les elogia su “naturaleza”; es decir, se valora la espontaneidad del “alma negra” y el “eterno femenino”, o se valora a la mujer “verdaderamente mujer”; esto es, se resalta la frivolidad, lo pueril, la irresponsabilidad.
2.3. De la situación de discriminación de cualquier grupo social, no se pueden extraer argumentos para justificar la inferioridad de este. Es la llamada “salida Bernard Shaw”. (18-22)
2.4. Esa inferioridad no es innata, sino que ha devenido a esa naturaleza como consecuencia de la discriminación. Ser es haber devenido, según Hegel. Argumento de autoridad (22/25)
C.-TESIS: 25/28. Si las mujeres hoy día son inferiores se debe a una situación de discriminación.
D-Conclusión: De 29/31 La burguesía y muchos hombres no están interesados en cambiar esta situación.

RESUMEN.
En el texto se aborda la inferioridad en que se encontraban las mujeres en el momento de escribir Simone de Beauvoir este ensayo. La autora analiza por qué eso es así. Repasa la índole de las razones por las cuales los antifeministas creen que la mujer es inferior:  desde un punto de vista físico, psicológico, religioso…-, aunque, sin embargo, algunos creen que las mujeres deben tener los mismos derechos. Este reconocimiento, no obstante, cree que ha sido nefasto para la mujer, pues ha sucedido lo mismo que les pasó a los negros con las leyes Jin Crow; es decir, ha supuesto una segregación. Para ello se describe la semejanza de negros y mujeres en cuanto al paternalismo con el que son tratados. En los dos casos, como la sociedad ha atribuido a los dos grupos un papel, creen que solo sirve para eso que les ha asignado. La pensadora alude al concepto hegeliano de ser, en el sentido de devenir: la mujer es inferior porque se le ha asignado un rol, no porque no sea capaz de realizar otras funciones. Y cree que muchos hombres tienen miedo de que la situación de las mujeres cambie por la competencia que supondría.

COMENTARIO CRÍTICO.
Estructura externa.
Fragmento en prosa de un ensayo de Simone de Beauvoir titulado El segundo sexo. Las fórmulas de elocución predominantes son la argumentación y exposición, especialmente la primera porque la autora intenta convencer de una tesis que no es otra que si las mujeres son inferiores a los hombres es debido a la discriminación que han sufrido.
Estructura interna.
Puede coincidir con el expuesto al desarrollar el esquema anterior.

El tema: Causas de la inferioridad de las mujeres.
Causas de la desigualdad entre hombres y mujeres.
Explicación de por qué la mujer es inferior al hombre.

Intención y actitud.  
Simone de Beauvoir, una abanderada del movimiento feminista, analiza objetivamente las causas de esa desigualdad; mas también denuncia directamente los intereses de la burguesía y de muchos hombres para que nada cambie. En este sentido, su actitud es subjetiva al valorar la intención de ese grupo social con respecto a la desigualdad. Esta doble actitud se puede apreciar al analizar los adjetivos. Los encontramos como adyacentes de un sustantivo, con un carácter especificativo: psicología experimental 3, condición inferior 8, eterno femenino 9, problema judío 10, norteamericano blanco 19, burguesía conservadora 30, competencia masculina… Los adjetivos especificativos son utilizados para complementar y seleccionar a los sustantivos; son adjetivos objetivos y necesarios. En el texto son utilizados sobre todo en la introducción, en la exposición de la tesis de los antifeministas y en la conclusión –que son las partes más objetivas-, aunque hay muestras de ellos en todo el texto. Y también encontramos adjetivos explicativos, utilizados sobre todo en el cuerpo argumentativo cuando refuta las ideas de los antifeministas: segregación pretendidamente igualitaria 6, discriminaciones más extremas 7, analogías más o menos profundas 12, alma inconsciente, infantil y riente del negro resignado 16, mujer frívola, pueril e irresponsable 17, circunstancias análogas, mala fama, valor sustancial… Estos adjetivos no son estrictamente necesarios. Con ellos la autora valora y ofrece su punto de vista sobre los juicios que emite.  
En cuanto a la intención, la autora intenta aportar una serie de consideraciones y argumentos que tratan de explicar por qué razones la mujer del 1949 es inferior al hombre. 49/... Y aunque no se explicite, concienciar a la población en general y a las mujeres en particular, de que esa situación no puede continuar. Sin embargo, teniendo en cuenta que el texto está extraído de un ensayo, y de que la autora es una de las escritoras que más ha influido en las líderes del movimiento feminista, se dirige a mujeres con una preparación intelectual y preocupaciones específicas por el tema. Desde un punto de vista lingüístico, la intención de la autora se manifiesta con el predominio de la función referencial ya que se exponen y argumentan una serie de nociones abstractas. También, la conativa, en cuanto que la intención del autor es convencer a los receptores de la tesis que defiende. Además, aunque tienda a la objetividad, la autora da su particular visión o valoración de algunas de las ideas vertidas; por tanto, hay función expresiva.


Tipo de texto.
[Ámbito de uso] Nos encontramos con el fragmento de un ensayo, en el que la autora desarrolla y analiza las causas por las cuales las mujeres, en su época, no eran iguales a los hombres. El tema está relacionado con la sociología, la ideología, la cosmovisión, temas propios de las disciplinas humanísticas, de las cuales el ensayo es una vía de comunicación.
[Tipos de discurso] Los discursos propios de estos textos son la exposición y sobre todo la argumentación, que son los tipos de elocución que encontramos. El emisor intenta convencer a los receptores de que su punto de vista sobre la cuestión analizada es la acertada. Y así sucede aquí: Simone de Beauvoir explica cuáles son las causas de que la mujer sea inferior en su época. Intenta ofrecer una serie de argumentos de manera objetiva; sin embargo, en el texto se puede apreciar su particular visión, sobre todo en la conclusión.
Estos son algunos rasgos lingüísticos propio de estos discursos: la utilización del presente atemporal o gnómico, como, por ejemplo, desde la línea 6 hasta 23 y desde la 45 a la 50; el registro lingüístico que predomina es el culto, con referencias extratextuales no comprensibles para el lector medio: las referencias a las leyes Jim Crown… No obstante, tampoco es necesario conocerlas para entender el texto ni captar la intención de la autora; los sustantivos más frecuentes son abstractos como es normal en un texto de temática humanística: inferioridad 1, igualdad 6, diferencia 6, fórmula 7, fortuna 7, discriminaciones 12: se divaga sobre un concepto, una idea, por eso se produce esta acumulación de nombres abstractos.




[1] Las leyes de Jim Crow eran las leyes estatales y locales en los Estados Unidos promulgadas entre 1876 y 1965, que era de facto un mandato segregacionista en todas las instalaciones públicas, bajo el lema Separados pero iguales; aplicadas a negros y otros grupos étnicos no blancos en los Estados Unidos. Algunos ejemplos de las leyes de Jim Crow son la segregación en las escuelas públicas, lugares y transporte público; la segregación en los restaurantes y baños, ya que existían baños para los blancos y baños para los negros. Estas leyes también se aplicaron dentro del ejército. Las leyes de Jim Crow fueron derivadas de los códigos raciales de 1800 y 1866, que también habían restringido los derechos civiles y las libertades civiles de los afroamericanos.

miércoles, 10 de enero de 2018

Convocatoria para los alumnos de 2º Bachillerato con Lengua pendiente de 1º para la realización del segundo examen

Departamento de Lengua castellana y Literatura.

Alumnos de 2º Bachillerato con Lengua pendiente de 1º Bachillerato.

Segundo examen: lunes, 19 de febrero de 2017.

LUGAR DEL EXAMEN: Aula de letras, en el tercer piso.

CONTENIDOS:
Para aquéllos que aprobaron el primer examen:
Bloque 3. Conocimiento de la lengua.
·        Nivel morfológico del español (I): fonología; sustantivo y adjetivo.
·        Nivel morfológico del español (II): verbo, adverbio, preposiciones y conjunciones; interjecciones.
·        Nivel sintáctico del español: sintaxis de las oraciones compuestas subordinadas sustantivas y adjetivas.
Bloque 4. Educación literaria
·        El Renacimiento: sociedad y cultura; prosa, poesía y teatro.
·        Cervantes y El Quijote.
·        El Barroco (I): sociedad y cultura; lírica y prosa.
·         
Para aquéllos que no aprobaron el primer examen:
Entrarán también los contenidos del primer examen; es decir:
Bloque 3. Conocimiento de la lengua.
·        La comunicación: el signo; las funciones de lenguaje.
·        Nivel léxico-semántico: componentes básicos; lexicografía y diccionarios.
·        El texto: unidades discursivas; marcadores; variedades discursivas.
·        Nivel sintáctico del español: oración simple y compuestas coordinadas.
Bloque 4. Literatura.
·        La Edad Media: sociedad y cultura; la lírica y la épica medievales.
·        Los siglos XIII y XIV: cambios literarios; mester de clerecía; teatro medieval; prosa medieval.
·        El Prerrenacimiento: sociedad y cultura; poesía; prosa; La Celestina.

PARTES DEL EXAMEN

Preguntas teóricas: 4 puntos; análisis morfosintáctico: 2 puntos; comentario de texto: 4 puntos.

domingo, 7 de enero de 2018

Comentario crítico de la columna Déjeme ver, de Juan José Millás

Déjeme ver.
Juan José Millás
Ahora mismo hay miles o millones de personas en otros tantos probadores de grandes almacenes intentando encajar su cuerpo en unas prendas que seguramente no les quedan bien. Se contemplan en el espejo, tiran de aquí y de allá a ver si la cosa tiene arreglo mientras el traje viejo cuelga de una percha de la pared como una mortaja. Millones de personas encerradas en esa especie de ascensor inmóvil llamado probador se desabrochan la blusa o la camisa aquí o en Londres o en París, también en Nueva York o en Tokio, se desabrochan la camisa o la blusa, decíamos, con la expresión cansada del que, más que un trapo, parece que se prueba la realidad. La realidad, excepto para el que puede permitirse el lujo de hacérsela a medida, cae mal, muy mal. Hay millones de personas en todo el mundo quitándosela y poniéndosela desconsoladamente, al borde de las lágrimas.
A veces, abandonas el probador con la realidad puesta y el vendedor te dice que ajustando un poco los hombros y acortando las mangas podría quedarte como un guante. Al final, por no volver a vestirte y desnudarte, pues ya estás agotado, te la llevas contra una tarjeta de crédito famélica y brotas desde los grandes almacenes a la noche porque los días, con el cambio de horario, no duran nada, nada. Te vienen cortos los días, como las mangas de la realidad, como la sisa[1] del vestido. Hay gente que se hace los días a medida, pero tampoco es lo común porque salen muy caros. Juntando siete días de usar y tirar sale una semana barata durante la que los niños han pasado la gripe. El martes ingresaron a mamá en un pasillo del hospital porque no había habitaciones libres. Los pantalones me están bien, pero el mundo me hace un poco de daño aquí. Déjeme ver, dice el vendedor.
ESTRUCTURA EXTERNA.
Texto completo en prosa. Se trata de un texto periodístico de opinión; en concreto, de una columna. Los discursos que predominan son la descripción subjetiva en varias partes del texto, aunque es significativa desde la línea 1 a la 9; partes argumentativas no hay muchas: en la línea 8: La realidad, excepto para el que puede permitirse el lujo de hacérsela a medida, cae mal, muy mal o en la línea 16: Hay gente que se hace los días a medida, pero tampoco es lo común porque salen muy caros. Juntando siete días de usar y tirar sale una semana barata durante la que los niños han pasado la gripe.
ESTRUCTURA INTERNA.
INTRODUCCIÓN.
El autor parte de un hecho habitual en la vida, como es la de probar la ropa que se va a comprar, para centrar el tema de si las personas se adaptan bien a la realidad que les toca vivir.
Descripción.Ahora mismo hay miles o millones de personas en otros tantos probadores de grandes almacenes intentando encajar su cuerpo en unas prendas que seguramente no les quedan bien. Se contemplan en el espejo, tiran de aquí y de allá a ver si la cosa tiene arreglo mientras el traje viejo cuelga de una percha de la pared como una mortaja. Millones de personas encerradas en esa especie de ascensor inmóvil llamado probador se desabrochan la blusa o la camisa aquí o en Londres o en París, también en Nueva York o en Tokio, se desabrochan la camisa o la blusa, decíamos, con la expresión cansada del que, más que un trapo, parece que se prueba la realidad.
CUERPO ARGUMENTATIVO.
Adaptarse a la realidad cuesta, excepto para las personas adineradas, que la adaptan a su medida.
Los poderes públicos (el vendedor) ofrecen una realidad (una prenda), una vida, no perfecta, pero piden a los ciudadanos que se adapten a ella y cumplan con sus obligaciones sin rechistar (pago con tarjeta).
No hay tiempo para la realización personal, excepto para los ricos que pueden comprar también tiempo. El tiempo solo da para cubrir las necesidades de los seres queridos.

ARGUMENTACIÓNLa realidad, excepto para el que puede permitirse el lujo de hacérsela a medida, cae mal, muy mal. Descripción.Hay millones de personas en todo el mundo quitándosela y poniéndosela desconsoladamente, al borde de las lágrimas.
NARRACIÓN en segunda persona.A veces, abandonas el probador con la realidad puesta y el vendedor DIÁLOGO EN ESTILO INDIRECTOte dice que ajustando un poco los hombros y acortando las mangas podría quedarte como un guante. Al final, por no volver a vestirte y desnudarte, pues ya estás agotado, te la llevas contra una tarjeta de crédito famélica y brotas desde los grandes almacenes a la noche porque los días, con el cambio de horario, no duran nada, nada. Te vienen cortos los días, como las mangas de la realidad, como la sisa del vestido. ARGUMENTACIÓN Hay gente que se hace los días a medida, pero tampoco es lo común porque salen muy caros. Juntando siete días de usar y tirar sale una semana barata durante la que los niños han pasado la gripe. DIÁLOGO EN ESTILO DIRECTOEl martes ingresaron a mamá en un pasillo del hospital porque no había habitaciones libres.
TESIS. El tiempo pasa para la mayoría de las personas sobrellevando una existencia cruda de la que apenas pueden escapar ni pedir a nadie que la mejore.
Los pantalones me están bien, pero el mundo me hace un poco de daño aquí. Déjeme ver, dice el vendedor.

TEMA: Reflexión existencial por parte del autor de lo que supone vivir para la mayoría de las personas comunes.
RESUMEN. Partiendo de algo común para la mayoría de los personas, como es probarse la ropa antes de comprarla en el probador de la tienda y percatarse de que raras veces esas prendas se ajustan perfectamente al talle, el autor reflexiona sobre la calidad existencial de las personas sin grandes recursos económicos que viven de su trabajo, pues aquellos que no necesitan trabajar eligen la vida deseada y disponen de todo el tiempo para gozarla. La existencia para las personas normales no da nada más que para sobrevivir atendiendo a las necesidades más urgentes: atender a las personas que dependen de ellas –los hijos, los padres mayores… La posibilidad de disfrutar en esta vida es limitada para ellos y no parece que les quede otra opción que adaptarse a ella, ya que no hay nadie capaz de cambiar el sistema.
ACTITUD E INTENCIÓN.
La actitud es subjetiva, con un enfoque personal propio de un autor que se aproxima a realidades o problemas partiendo de detalles o acciones nimias. También, como novelista que es, esa actitud subjetiva se aprecia en los recursos literarios utilizados en el desarrollo de la columna: símiles, como el de la línea 4, cuando dice: cuelga de una percha de la pared como una mortaja (además, la palabra mortaja tiene un significado negativo, propio de la visión pesimista que se percibe en todo el texto); metáforas, como la de la línea 5: en esa especie de ascensor inmóvil. Además, en su discurso también hay expresiones características del registro coloquial, algo usual de las columnas: a ver si la cosa tiene arreglo, dice en la línea 3; quedarte como un guante, en la línea 12 (también es símil). Las repeticiones de palabras son otro ejemplo de la expresividad del texto; al repetir, se resalta el significado y la actitud doliente del emisor: cae mal, muy mal, de la línea 9 o, en la línea 15: los días no duran nada, nada. Otro detalle de la actitud subjetiva es el uso de adjetivos explicativos valorativos; por ejemplo, el de la línea 14, una tarjeta de crédito famélica.
La intención fundamental del autor es reflexionar sobre el sentido de la existencia de la inmensa mayoría de la población que dedica su tiempo a resolver problemas, o bien, ocupado en el trabajo y no puede disfrutar de cierto tiempo para realizar actividades de su gusto.
El autor se dirige en 2ª persona al lector identificándolo de manera parecida a las personas que describe en el artículo: abandonas el probador (Tú), de la línea 11. Es una muestra de la función apelativa. Por otra parte, incluye al lector en el discurso, cuando usa el plural sociativo[2]: decíamos, de la línea 7.
La función expresiva ya ha quedado reflejada cuando se ha hablado de la actitud. Podemos reiterar la visión pesimista de la vida presentada por Juan José Millás. Es una forma, además, de solidarizarse con todas esas personas que llevan una vida sin muchos alicientes, pues él, por su posición personal, seguramente no se encuentre entre el común de los mortales. Es también una muestra de desesperanza ya que los visos de que la vida mejore no existen: no hay nadie que sea capaz de mejorar la situación de las personas.
TIPO DE TEXTO.
En cuanto a su ámbito de uso los podemos considerar un texto profesional. Se trata de un texto periodístico de opinión; en concreto, de una columna. Este tipo de texto suele ser escrito por personas que colaboran con el periódico de manera regular, normalmente escritores profesionales, como es el caso de Juan José Millás, uno de los novelistas actuales de mayor éxito. Las columnas ocupan un espacio fijo. Abordan temas de interés, aunque no necesariamente deben cumplir la condición de ser rabiosamente actuales como las noticias. La forma de abordar los asuntos se caracteriza por su informalidad: no pretenden agotar el análisis del tema del que escriben y éste es enfocado de manera personal, características que son propias del ensayo. Otro rasgo de las columnas es la presencia de recursos literarios, como se ha reflejado al hablar de la actitud del autor.
Por su temática existencialista lo podemos considerar un texto humanístico, que es objeto de estudio por parte de la sociología y la filosofía, aunque ya ha quedado claro que no es un texto expositivo. Los receptores no buscan una información exhaustiva, sino un enfoque personal de los asuntos que abordan sus articulistas preferidos.
En cuanto a su elocución es un texto descriptivo y argumentativo que persigue trasladar a sus oyentes una reflexión de lo que supone la existencia.
Ya se ha hecho referencia a características propias de la argumentación y opinión como el uso de la primera persona: decíamos, de la línea 7; el uso de adjetivos explicativos valorativos, como, por ejemplo, el de la línea 14, una tarjeta de crédito famélica, o el de la línea 17: sale una semana barata; el uso intemporal o gnómico del presente de indicativo de la línea 9: la realidad cae mal…; el uso de enunciados compuestos con subordinadas causales: …es lo común porque salen muy caros, de la línea 17.
Veamos algunas características de las partes descriptivas, como el uso del presente con un valor actual, pues la acción verbal coincide con el momento presente de lo que describe: Ahora mismo hay miles…, de la línea 1; el predominio de las estructuras nominales con verbos de estado sobre los verbos de acción: Ahora mismo hay miles o millones de personas [intentando encajar su cuerpo en unas prendas que seguramente no les quedan bien]en otros tantos probadores de grandes almacenes.
Por otra parte, encontramos partes narrativas, ya que se cuenta lo que hace un personaje, identificado con el lector. Encontramos esta parte a partir de la línea 11: [Tú] abandonas el probador…, el vendedor te dice que…, te la llevas y brotas desde los grandes almacenes…; también, partes dialogadas en estilo directo desde la línea 18 hasta el final: El martes ingresaron a mamá… Déjeme ver, dice el vendedor y en estilo indirecto en la línea 11: el vendedor te dice que ajustando un poco
El registro lingüístico del texto es el estándar propio de la comunicación periodística, con alguna fórmula propia del registro coloquial, algo usual de las columnas: a ver si la cosa tiene arreglo, dice en la línea 3; quedarte como un guante, en la línea 12. Las repeticiones de palabras son otro ejemplo de la expresividad del texto y del registro coloquial: cae mal, muy mal, de la línea 9 o, en la línea 15: los días no duran nada, nada.

ANÁLISIS ESTILÍSTICO DE LOS ADJETIVOS.
Ahora mismo hay miles o millones de personas en otros tantos probadores de grandes almacenes intentando encajar su cuerpo en unas prendas que seguramente no les quedan bien. Se contemplan en el espejo, tiran de aquí y de allá a ver si la cosa tiene arreglo mientras el traje viejo cuelga de una percha de la pared como una mortaja. Millones de personas encerradas en esa especie de ascensor inmóvil llamado probador se desabrochan la blusa o la camisa aquí o en Londres o en París, también en Nueva York o en Tokio, se desabrochan la camisa o la blusa, decíamos, con la expresión cansada del que, más que un trapo, parece que se prueba la realidad. La realidad, excepto para el que puede permitirse el lujo de hacérsela a medida, cae mal, muy mal. Hay millones de personas en todo el mundo quitándosela y poniéndosela desconsoladamente, al borde de las lágrimas.
A veces, abandonas el probador con la realidad puesta y el vendedor te dice que ajustando un poco los hombros y acortando las mangas podría quedarte como un guante. Al final, por no volver a vestirte y desnudarte, pues ya estás agotado, te la llevas contra una tarjeta de crédito famélica y brotas desde los grandes almacenes a la noche porque los días, con el cambio de horario, no duran nada, nada. Te vienen cortos los días, como las mangas de la realidad, como la sisa[3] del vestido. Hay gente que se hace los días a medida, pero tampoco es lo común porque salen muy caros. Juntando siete días de usar y tirar sale una semana barata durante la que los niños han pasado la gripe. El martes ingresaron a mamá en un pasillo del hospital porque no había habitaciones libres. Los pantalones me están bien, pero el mundo me hace un poco de daño aquí. Déjeme ver, dice el vendedor.





[1]Sisa. Del fr. ant. assise 'impuesto'. 1. f. Parte que se defrauda o se hurta, especialmente en la compra diaria de comestibles y otras cosas. 2. f. Corte curvo hecho en el cuerpo de una prenda de vestir que corresponde a la parte de la axila.
[2] Plural sociativo, plural que se usa en la lengua conversacional para dirigirse al oyente o a los oyentes implicando al hablante por razones de cortesía o afectividad.
[3]Sisa. Del fr. ant. assise 'impuesto'. 1. f. Parte que se defrauda o se hurta, especialmente en la compra diaria de comestibles y otras cosas. 2. f. Corte curvo hecho en el cuerpo de una prenda de vestir que corresponde a la parte de la axila.

martes, 5 de diciembre de 2017

Comentario de texto de un fragmento del acto II de La conjuración de Venecia / Francisco Martínez de la Rosa

RUGIERO.-  Cálmate, amor mío... ¿por qué te afliges hasta ese punto?...
LAURA.-  Mi madre..., mi pobre madre... ¡qué diría la infeliz, si viviese!
RUGIERO.-  Tendría lástima de nosotros y nos perdonaría... Tú por lo menos tienes el consuelo de haberla conocido, de haber pasado tu niñez a su sombra; tú recuerdas su rostro, su acento, sus caricias... a la hora de su muerte, te dejó en los brazos de un padre... ¡pero yo, yo, infeliz de mí, desde que abrí los ojos, no he tenido en el mundo a quien volverlos!
LAURA.-  ¡Cómo queman tus lágrimas, Rugiero! Deja, déjame; yo las enjugaré con mi mano...
RUGIERO.-  Solo, huérfano, sin amparo ni abrigo... sin saber a quiénes debo el ser, ni siquiera la tierra en que nací... ¿Por qué me amas, Laura, por qué me amas?... ¡Basta que seas mía, para que seas desgraciada!
LAURA.-  Más quiero contigo todas las desdichas juntas que lejos de ti todos los bienes de la tierra... Mira, Rugiero, con toda mi alma te lo digo: quizá no te amaría tanto, si fueras feliz... pero cuando oía referir tus desgracias y escuchaba los elogios que de ti hacían, tu valor en los combates y tu clemencia con los vencidos... yo no sé lo que sentía; ¡pero antes de conocerte ya te amaba!... Yo nací para ti, Rugiero, para consolarte en tus penas, para hacerte olvidar tu orfandad y llenar el vacío de tu corazón... ¿qué te falta, di, adorándote yo?  (Le echa los brazos al cuello.) 
RUGIERO.-  Tú no eres una mujer, eres un ángel; ¡el cielo te ha enviado para hacerme sobrellevar la vida!
(Quédanse unos instantes en silencio, con las manos entrelazadas.)
LAURA.-  Cuando estemos así delante de mi padre... y nos llame a los dos hijos míos... y nos contemple enternecido, con las lágrimas en los ojos... ¿crees tú que llegará ese momento?
RUGIERO.-  Sí, Laura, y antes que imaginas.
LAURA.-  Yo conozco su mucha bondad y el cariño que me tiene; hasta su vida daría por mí... pero temo que nos engañemos, Rugiero: vivimos en Venecia, y mi padre anhela como el que más el lustre de su familia... Quizá por sí propio haría en favor nuestro el mayor sacrificio; pero temerá el desaire de los otros nobles, el menoscabo de su influjo, las reconvenciones de su hermano... Tú no conoces a éste, y yo sí: justo y virtuoso, pero mirando hasta la piedad como una flaqueza, trata a los demás hombres con la misma severidad que a sí propio... No amó nunca, Rugiero; ¿cómo quieres que nos mire con indulgencia y lástima?
RUGIERO.-  Pues cabalmente en él tengo mi mayor confianza...
LAURA.-  ¡En él!
RUGIERO.-  Sí, Laura, en él; quizá mañana mismo me deba hasta la vida.
LAURA.-   (Con sorpresa y pasmo.) ¡Qué me dices, Rugiero!...
RUGIERO.-  ¿Y por qué tiemblas tú?... No tienes por qué azorarte, sosiégate, no voy a correr ningún riesgo...
LAURA.-  ¡Ninguno!... Pues bien, Rugiero, estoy pronta a creerte; pero sólo exijo una cosa.
RUGIERO.-  Todo cuanto tú quieras.
LAURA.-  Ven, y júramelo por mi vida, ante aquella divina imagen...  (Le mira de hito en hito.)  No bajes los ojos, no los bajes; en tu cara estoy leyendo lo que pasa en tu corazón.
RUGIERO.-  Laura mía...

1. Estructura externa. 2. Estructura interna. 3. Tema. 4. Resumen. 5. Características literarias y culturales propias del drama romántico presentes en este fragmento. 6. Comentario de las principales figuras literarias del texto. 7. Valoración personal sobre el/los tema/s del fragmento y de la obra.

1. Estructura externa.
El texto es un fragmento de la obra de teatro La conjuración de Venecia. Pertenece al segundo de los cinco actos de la obra. Los discursos que se usan son el diálogo teatral y pequeñas descripciones en las acotaciones; por ejemplo, en la línea 19: Quédense unos instantantes…
2. Estructura interna.
Según el contenido desarrollado, lo podemos estructurar de la siguiente manera:
Primera parte, desde la línea 1 a la 9. Después de reconocerse, Laura se plantea la opinión de su madre, ya muerta, si supiera la relación que mantiene con Rugiero. Los dos amantes son huérfanos.
Segunda parte, desde la línea 9 a la 19. Por la conversación de los amantes, se descubre que su relación amorosa se sustenta en la lástima que ella siente por él.
Tercera parte, desde la línea 20 a la 29. Laura se plantea comunicar a su padre y a su familia la relación que mantiene en secreto con Rugiero, pero duda que, por prejuicios sociales, no sea permitida; especialmente, cree que no la aceptará su tío.
Cuarta parte, desde la línea 30 a la 40. Al intentar tranquilizar a Laura diciendo que no temiera a su tío, descubre sin querer su participación en una conjuración contra el gobierno de la ciudad, lo cual perturba aún más a la joven

3. Temas.
Podemos señalar varios, que expresamos por orden de importancia:
-Inquietud de Laura al descubrir que su amado Rugiero va a participar en una revuelta.
-Declaración de las razones por las cuales Laura ama a Rugiero.
-Dudas sobre la reacción de la familia de Laura al saber que se ha casado en secreto con Rugiero.
-Orfandad materna de los dos amantes.

4. Resumen.
[Al llegar al panteón de la familia de su amada Laura], Rugiero intenta tranquilizarla, pues se siente mal consigo misma por verse con un hombre por la noche y en un lugar tan inhóspito como un panteón. Ella se plantea qué es lo que pensaría su madre, si viviese, de esa relación. El amante cree que la aprobaría. A propósito, le recuerda que, en la desventura personal por haber perdido a su madre, ella, al fin y al cabo, la conoció, cuando él nunca tuvo la oportunidad y, por tanto, no recuerda absolutamente nada de ella. Esa circunstancia ha marcado su infelicidad en la vida y cree que puede también afectar a su relación. Pero Laura le promete que, aunque fuera así, prefiere compartir con él el dolor a estar sin él. Sin embargo, Laura sigue pensando en las consecuencias de esa relación cuando su familia se entere. No teme a su padre; más bien siente recelo de un tío que es muy estricto. Sin pensar en las consecuencias de lo que va a decir, Rugiero, intentando calmarla, desvela los planes de conjuración que hay contra el gobierno de la ciudad, en el cual participa su tío. Esto último la altera aún más, pues teme por la vida de su amado.

5. Características literarias y culturales propias del drama romántico presentes en este fragmento.
Hay dos temas recurrentes en los dramas románticos: el amor incondicional unido a la muerte y la rebelión ante las injusticias. El único encuentro amoroso de los dos protagonistas se realiza por la noche en un panteón. Por otra parte, Laura confiesa que, aunque su relación conlleve sufrimiento, nunca lo abandonará. También es un amor que ha vencido las barreras sociales: la familia de Laura pertenece a la élite gobernante de la ciudad; Rugiero, aunque de buen corazón, no deja de ser un mercenario al servicio de la ciudad.
El segundo tema, la rebelión por una causa justa, tiene una importancia similar, aunque, no siendo en el primer acto, no se profundiza en las motivaciones de la rebelión.
La pareja de protagonistas se ajusta al prototipo romántico. Laura está entregada a su relación amorosa y sacrifica toda su vida con tal de compartirla con su amado. Rugiero, también está entregado a esa relación, adorando a su amada como si fuera un ser excepcional. Le acompañan otras cualidades románticas: el arrojo, la valentía, la clemencia…
La localización temporal en la Edad Media responde al gusto historicista de los románticos que casi no ambientan los conflictos en su época.
La elección de escenarios, en un panteón, y la ambientación, escena nocturna, responden al gusto romántico.






6. Comentario de las principales figuras literarias del texto.
FIGURA
LÍNEAS
EJEMPLO
EXPLICACIÓN
Apóstrofe
1
Cálmate, amor mío
Interpela en las dos citas a su amada Laura; la primera es una expresión cariñosa.
32
Sí, Laura, en él
Repeticiones
2
Mi madre, mi pobre madre…
Las repeticiones consiguen un discurso enfático, muy expresivo, propio del estilo grandilocuente de los románticos.
5
Yo, yo
Enumeración, Asíndeton y Paralelismo
4
Tú recuerdas su rostro, su acento, sus caricias…
Hay una serie de recuerdos.
En esta serie, entre el penúltimo y el último termino no hay la conjunción y.
Repetición de la misma estructura sintáctica: serie de C.D.

pero temerá el desaire de los otros nobles, el menoscabo de su influjo, las reconvenciones de su hermano...
Describe distintas reacciones.
En esta serie, entre el penúltimo y el último termino no hay la conjunción y.
Repetición de la misma estructura sintáctica: serie de C.D.
Metonimia
17
¡El cielo te ha enviado…
Se utiliza el lugar donde está Dios: el cielo por su ser. “Laura es enviada por Dios”
Antítesis
11
Más quiero contigo todas las desdichas juntas que lejos de ti todos los bienes de la tierra...
Oposición de significados. Las antítesis son propias del discurso emocional de los románticos.
Hipérbole
6
…no he tenido en el mundo a quien voleverlos
Exageración que resalta la soledad y desamparo de Rugiero.
Etopeya
27
Justo y virtuoso
Se describe la personalidad del tío de Laura.
Metáforas
6
TERMINO METAFÓRICO
Desde que abrí los ojos
TÉRMINO REAL
Desde que abrí los ojos es el término metafórico correspondiente a su nacimiento.
15

TERMINO METAFÓRICO
Yo nací para ti
TÉRMINO REAL
Dice Laura exagerando que su vida está destinada a compartirla con él.
17
…eres un ángel
Exagerando la bondad de Laura, cree que es un ser excepcional
39
En tu cara estoy leyendo…
Laura ve inseguridad en el rostro de Rugiero.



7. Valoración personal sobre el/los tema/s del fragmento y de la obra.