martes, 31 de marzo de 2009

Suceso: “El regalo es que me hayan invitado a esta mesa redonda y no el obsequio”


Profesora de matemáticas que estuvo dando clase desde que se inauguró el instituto, el año 1969, hasta el curso pasado que se jubiló. Con motivo de su participación en la mesa redonda, celebrada en la biblioteca del centro, la entrevistamos.



Pregunta- ¿Cómo era el instituto Besaya cuando empezó a dar clase?
Respuesta- Cuando empecé en 1971 a dar clase añadieron otro tanto de lo que había, un poco más de lo que había. ¿Entonces que había en el instituto? Pues un buen salón de actos que en Torrelavega casi no había. Era como el de ahora, más o menos. Solo que han cambiado las butacas. Había un gran gimnasio que era un pabellón deportivo y le utilizaba la gente de fuera. Antes el instituto no estaba vallado, había un campo de baloncesto y aunque parezca mentira allí donde el jardín botánico de Glicerio, había otra cancha de baloncesto, que ahora se la ha comido el río. Tampoco había propiamente una biblioteca.
P-¿Como profesora de este centro que asignatura/s has dado y por qué te gusta dar esa asignatura?
R- La verdad es que he dado matemáticas siempre, yo siempre he tenido la suerte de dar matemáticas porque esta asignatura siempre me han gustado mucho. Cuando vine aquí solo éramos tres profesores de matemáticas, uno de ellos era yo y otro mi marido.
P-¿Alguna anécdota que haya ocurrido en este instituto?
R- Ahora mismo no me acuerdo.
P- ¿Algún fallecido?
R- A ver, ahora hemos recordado ahí a Mari que era profesora de lenguaje, que es la ultima fallecida, pero dentro del instituto no habido ninguno. Alguno que le daba un mareo o se averiaba jugando a algún deporte y había que subirle al hospital; eso muchas veces. O que entraba un perro y todos los alumnos entraban en las clases.
P-¿Cómo ha sido tu carrera como profesora?
R- En el año 1969 es cuando empecé en la sección delegada del Marqués de Santillana. En 1971, cuando empezó a funcionar el instituto, empecé a trabajar hasta el año pasado que me he jubilado. Miento, un año he estado en el Marqués de Santillana en los años 1978-1979, pero siempre he estado aquí.
P- ¿Cómo eran los conserjes en aquellos tiempos?
R-Ah, mira no hemos hablado de los conserjes. Eran guardias civiles jubilados, ya sabéis que la guardia civil se jubila pronto y después seguían trabajando en esta profesión algunos. Ellos eran unos señores que mandaban e imponían mucho. Llevaba un uniforme con una bata azul. Josemi era el mayor.
P-¿Cuál es el profesor/a que más recuerdas con el que mejor te llevabas?
R- Hombre el que mejor me ha caído ha sido mi marido que empezó a dar clase conmigo, como os dije antes, fue profesor de matemáticas.
Al final de la entrevista se encuentra con Tate y le pregunta si había cafetería y Tate le responde que al principio no había bares, iban al bar Lido y a los profesores que éramos especiales, nos traían el café y un pincho.

Agradecemos su amabilidad al contestar las preguntas. Cuando le entregamos un obsequio en nombre de los alumnos, nos responde. “El regalo ya me lo habéis hechos al invitarme a esta mesa redonda”.

Luis Herreros, director del Teatro Concha Espina: “Jamás he concedido una entrevista, ...hasta hoy”


Estamos con Luis Herreros, el director del único teatro de Torrelavega, el Concha Espina. Luis estudió periodismo y era actor, pero le ofrecieron el puesto que ocupa ahora y aceptó.

Pregunta: Antes de ocupar su puesto actual, ¿cuál era su trabajo?
Luis Herreros: El cargo anterior que tenía era de periodista
P: ¿Dónde se formó?
LH: Yo creo que la vida es la que te forma.
P: ¿Cuánto tiempo hace que es director del Concha Espina?
LH: El Concha Espina se inauguró el 29 de diciembre del 2006, y desde entonces soy el director; con lo cual, hace un año y cuatro meses, más o menos.
P:¿Por qué le gusta contar cuentos?
LH: No me gusta solo contar cuentos, es que me gustan los cuentos. Además es que yo soy una persona muy extravertida y también me gustan que me cuenten cuentos a mí, si no, la vida es como muy aburrida.
P: Y a nivel personal, ¿le reconforta saber que su trabajo contribuye al ocio de los torrelaveguenses?
LH: A nivel personal eso me reconforta; por ejemplo, que gente como vosotros se vayan acercando a espectáculos o a actividades; que los niños se vayan formando, que la gente descubra que hay más cosas. Porque está bien la discoteca, la “play station”, pero hay más cosas, y creo que el teatro es bastante importante.
P: ¿Cree que el teatro le gusta a los habitantes de esta ciudad o que prefieren el cine?
LH: Creo que cada vez la gente aprende a distinguir el tipo de espectáculos que está viendo, que cada vez le gusta más las obras. Le gusta también muy buenos espectáculos. Una obra de teatro es irrepetible. Porque una película se graba y la vez cincuenta mil es lo mismo; pero el teatro no: los gestos, las paradas, la entonación, el énfasis… Un actor varía en cada actuación, y eso, en el cine, no pasa.
P: ¿Qué cree que es mejor: muchos espectáculos de no muy buena calidad o pocos pero buenos?
LH: Pocos, pero buenos; pocos, pero buenos. Porque cualquiera que vaya a ver un espectáculo malo, sobre todo los niños, jóvenes o personas que van por primera vez, si ven un espectáculo malo, no vuelven jamás al teatro. Lo primero que tienen que hacer, es pasárselo bien, para que vuelvan.
P: ¿A usted alguna vez le ha pasado ir a un teatro y no poder soportar la obra de lo mala que es?
LH: Sí, sí, claro. Date cuenta que mi trabajo es ver espectáculos para decidir si los contrato o no. A los diez minutos de espectáculo ya sé si me atrae o no. Si no me atrae, ya me han quitado el dinero, que no me quiten el tiempo. Es decir, una historia si me la cuentan mal, es insoportable. Es como aquel que te va a contar un chiste y empieza: “si y va… ¡ay! ¿cómo era?”… totalmente insoportable.
P: ¿El pago de las localidades qué porcentaje representa del pago del espectáculo?
LH: Poco, no llega a la mitad.
P: ¿Qué pasos hay que dar para la contratación de un espectáculo?
LH: Primero verlo. Ver si es interesante, y si lo es, mirar si es apropiado para el tipo de público (no es lo mismo un espectáculo para adultos que para niños o gente de vuestra edad), ver cuánto cuesta, qué condiciones técnicas tiene y ya hablar del precio, la fecha…
P: Finalmente, ¿se ha sentido a gusto contando la historia que nos has narrado antes? Respecto al ambiente, la atención del público…
LH: Sí. Hombre, al principio me resultó un tanto violento, en el buen uso de la palabra; es decir, ha venido a vuestro centro un señor que no conocéis de nada a contaros una historia en un aula, que normalmente representa para vosotros un ambiente hostil, en el que no queréis estar. Pero, luego, ya habéis escuchado muy atentamente, os habéis reído, habéis disfrutado con la obra.
Como habréis podido observar, Luis es un hombre muy amable, abierto y amistoso que contestó a nuestras preguntas con una sonrisa. Desde aquí le damos las gracias.

J. P.

Carnavales

"El carnaval es una fiesta que se celebra en muchos pueblos y ciudades de España, e incluso en el extranjero.
La gente compra disfraces originales o los fabrican ellos mismos, imitando a personajes famosos o copiando a otros.
Algunas veces se forman grupos de gente todos vestidos iguales que representan una cosa o situación determinada.
En tiempos antiguos el carnaval estaba destinado a anticipar y compensar la cuaresma. Era un periodo de excesos en la alimentación, que siguiendo los preceptos de la iglesia anunciaban la Semana Santa.
En la actualidad los ritos del carnaval son los de una sociedad laica y consumista, en la que predomina espectaculares festejos de disfraces".
L.

Reflexión sobre el reportaje de El País titulado: El amor es química… y algo de amistad.

El amor se puede interpretar de distintas formas, según lo pensemos las personas. Pero según este artículo el amor está influenciado por el celebro, que es quien regula la actividad sexual y si una persona nos gusta más o menos, o sentimos por él mayor o menor atracción.
Yo creo que el amor depende de los sentimientos de las personas y no creo que tenga tanta importancia el cerebro, más bien creo que la tiene el corazón.
L.

Abandono y maltrato de los animales domésticos

"Una de las causas del abandono de animales domésticos es porque las familias se van de vacaciones y el animal les molesta, por lo cual lo abandonan a su suerte. Esto es una forma de maltrato ya que la mascota está acostumbrada a vivir en un entorno familiar y necesita atenciones (comida, vacunas, refugio etc.) que en la calle no encuentra y está expuesto a la muerte".
L

Los surfistas y los pescadores no piensan en el peligro.



Hace dos años en la playa del Caballo comenzaron a producirse desprendimientos debido a las copiosas lluvias. Como consecuencia se prohibió bajar a la playa, pero la gente sigue bajando para pescar marisco o surfear. Lo peor es que por donde hay que bajar es una rampa de tierra.


Hará unos dos años la guardia civil cerró la playa del Caballo debido a los desprendimientos producidos por las lluvias. La gente siempre iba allí ha pescar maseras, caracolillos, pulpos pero no han dejado de bajar por lo que a muchos les han multado; también bajan surfistas porque al ser mar abierto hay olas más grandes.
Por donde la gente llega a la playa es una rampa de barro y además muy inclinada. Al llegar abajo está lleno de rocas. Más de uno se ha caído llegando a romperse alguna parte del cuerpo.
Casi todos los días el Seprona está vigilando para ver si había gente pescando. Cuando la gente está en la playa les avisan y se meten en una pequeña cueva que hay, pero si la marea comienza a subir, al final les cogen y les multan. A estas alturas la gente sigue yendo a pescar o surfear a pesar de que siguen cayendo rocas. Hasta que un día pase algo.

¿Qué papel juega o debería jugar la religión en la sociedad?

"La religión es un asunto importante pero tampoco creo que, si se hace una pequeña infracción de alguna regla, tenga que ser castigado muy duramente. Creo que la religión es una cosa que está bien pero no debería tomarse tan al pie de la letra; es decir, no poner unos castigos exagerados para faltas que casi no se aprecian. Ahora para conductas que sean bastante graves, sí creo que se deberían poner castigos algo severos, aunque esto dependerá de la gravedad del acto que hayas cometido".
Crash

¿Qué piensas sobre las horas que invierten los jóvenes en el ordenador?

"Yo creo que los jóvenes invierten demasiadas horas en el ordenador. Yo mismo, que soy uno de ellos, paso bastante tiempo con el ordenador, pero tampoco es cuestión de no estar nunca en él. Pienso que lo ideal sería estar en torno a una hora y media aproximadamente, para que te dé tiempo a hacer tareas del instituto (por ejemplo), y tener otro poco de tiempo para mirar lo que quieras y jugar algo si quieres".
Crash

jueves, 26 de marzo de 2009

¿El modo en que se plantean los conflictos, las experiencias, los sentimientos en las películas influye en el comportamineto de la gente?

"Sinceramente yo creo que sí influyen. Hay personas que casi no tienen personalidad e intentan copiar comportamientos de las películas con sus parejas, ya que piensan que ellos van a acabar igual que los actores de las películas amorosas (viviendo felices y sin ningún tipo de complicación). Esta falsa sensación de seguridad lleva consigo un peligro para la pareja, ya que puede llegar a arruinarla debido a alguna 'tontería' que se hace en las películas amorosas". Crash
"Yo pienso que sí, porque hay muchas situaciones que nos ocurren a los chicos y chicas de nuestra edad y nos fijamos mucho en las películas y en las series televisivas en las que salen adolescentes que nos gustan y sus comportamientos son un modelo que imitamos utilizando sus expresiones y otras actitudes…"
L

¿Crees conveniente que desaparezcan de los centros de enseñanza públicos las referencias religiosas como crucifijos o las mismas clases de religión?

"Yo pienso que la existencia en el aula de los crucifijos está bien, porque siempre han estado y no estoy de acuerdo con que ahora una persona quiera quitarlos; no debe estar permitido, pues durante años se han colocado allí. Además por ir a una escuela pública no dejas de ser católico.
Las clases de religión se deben dar, porque hay alumnos que sus familias son religiosas
y quieren que sus hijos estudien esa asignatura".
L.

Los contenedores viajan a la estación.


Los vecinos de los portales de los pisos recién hechos en Requejada se han quejado del olor que producen los contenedores próximos a los domicilios de la planta baja exigiendo la retirada de éstos a la zona de la estación.


Algunos vecinos de un bloque de pisos en el pueblo de Requejada se han quejado ante el ayuntamiento de Polanco de los olores de los contenedores próximos. Las familias que viven en las plantas bajas han explicado que los contenedores cercanos a sus ventanas dan un olor muy desagradable a las viviendas y han exigido que sean retirados unos metros. La medida perjudica a los vecinos de los bloques de enfrente que tienen que desplazarse hasta la estación para depositar sus basuras.

El ayuntamiento tomó la decisión de trasladar los contenedores a las cercanías de la estación que es un lugar donde no hay bloques de viviendas. Esta nueva orden ha sido perjudicial, ya que ha molestado al resto de los vecinos que tienen que cargar con las bolsas de basura unos varios metros desde sus casas.

El sueño.


De repente sonó el despertador, todo parecía normal pero había un extraño silencio que me estremecía. Rápidamente salté de la cama y me dirigí hacia la cocina; no me dio tiempo ni a ponerme las bonitas zapatillas rosas que me había regalado mi madre por mi cumpleaños. Cuando mis pies tocaron el frío suelo, un escalofrío recorrió mi cuerpo: mamá no estaba. Corrí de nuevo a mi cuarto, cogí el móvil de encima de la mesita y rápidamente marqué su número.
Nadie contestaba al otro lado. “¡Qué extraño!”, pensé y me dirigí hacia la ventana. Mamá siempre sacaba a Toby a esas horas. ¡Cuál fue mi sorpresa! No había nadie en la calle, ni coches, ni peatones que se dirigieran hacia el parque a pasear con sus perros o a correr alrededor de los grandes árboles.

Me vestí rápidamente, aun no podía creérmelo: ¡No había nadie! Salí a la calle, dispuesta a encontrar a alguien. Corrí hacia la parada de autobús; normalmente Carla y Laura me esperaban para ir juntas al colegio, pero no estaban. No podía creerlo. ¿Qué estaba pasando? ¡No podía ser una broma! ¿De verdad estaba sola en el mundo? ¿Dónde estaban todos los demás? ¿Volvería a ver a mi familia? Todas estas preguntas inundaban mi cabeza y no podía pensar con claridad. Decidí ir a aquel lugar al que siempre iba cuando me sentía perdida.

Sentada en aquel banco comprobé lo mucho que quería a mi familia y ellos no estaban. Todas esas riñas con mi hermano, los gritos de mamá por no hacer la cama, todo eso no lo tendría nunca más.

De pronto, un fuerte sonido me hizo salir del estado en el que me encontraba y comprobé que todo había sido un sueño. Salté de la cama y el pequeño Toby estaba a mis pies. Corrimos hacia la cocina y allí estaba mi madre preparando el desayuno: me abracé a ella y le dije cuánto la quería.
Eneyda