miércoles, 19 de diciembre de 2012

Comentario de texto de la Rima XXX de G.A. Bécquer


 Asomaba a sus ojos una lágrima,
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
Yo voy por un camino, ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: “¿Por qué callé aquel día?”
Y ella dirá: “¿Por qué no lloré yo?”

Estructura externa.
Nos encontramos con un poema compuesto por dos estrofas de versos endecasílabos, por tanto, versos de arte mayor simples. Riman los pares en asonancia y quedan libres los impares. El ritmo es yámbico al caer el acento estrófico en sílaba par.

Estructura interna.
En la primera estrofa se describe a los dos amantes en una situación de conflicto amoroso que, a consecuencia del orgullo mutuo, no son capaces de resolver.
En la segunda estrofa, después de romper, o por lo menos estando sin reconciliar, el poeta cree que los dos se arrepienten de no haber sido más humildes y haberse perdonado.

Tema.
Lamentación del poeta por no haber sido capaz de resolver un conflicto amoroso.

Resumen.
El poeta rememora una situación de conflicto amoroso que los amantes no fueron capaces de resolver a consecuencia del actitud orgullosa de los dos. Ella estuvo a punto de llorar en ese momento, pero no prorrumpió en llanto; él a punto de pedir perdón, pero se quedó con la palabra en la boca.
Al recordar ese incidente, el poeta  se lamenta por no haber sido capaces de resolver esa diferencia entre ellos.

Figuras literarias.
En el verso 2 nos encontramos una elipsis del verbo que ha aparecido en el verso 1, “asomaba”. Lo mismo podemos decir del verso 5 en el que se sobreentiende el verbo “voy”: “Yo voy por un camino; ella, [va] por otro.” La elisión supone esencialidad en la expresión; también connota, por una parte, reflexión serena; por otra, cierta frialdad, como si la ruptura entre los amantes fuera irreparable.
En el verso 3, nos encontramos una metonimia: “Habló el orgullo”. Se supone con esta expresión que ella mantuvo una actitud de distanciamiento y soberbia con respecto él. Podríamos considerar que hay una personificación al atribuir una acción a una actitud. También vemos otra personificación en el verso 4: “y la frase en mis labios expiró”. Expirar es morir un ser vivo; el poeta quiere significar que no llega a pronunciarse la frase de perdón que se estaba a punto de decir. Además, comprobamos un pequeño hipérbaton al posponer el verbo en último lugar, así, la acción que no se va producir, se pospone en el discurso.
En el verso 5 nos encontramos con una metáfora pura muy repetida en Las Rimas como es considerar la vida, término real, como un camino, término imaginario o metafórico. Esta expresión es la que nos lleva a pensar que la ruptura entre los amantes es real pues ella sigue “otro”.
Nos encontramos una antítesis repetidísima en esta obra: el yo del poeta con el ella, la amada. Aquí se puede decir que acaba la etapa de regocijo amoroso y comienza la desesperanza del poeta por no sentirse querido.
Los dos últimos versos nos encontramos una estructura repetida, un paralelismo, otra figura habitual del peta y que es la base de muchas de sus composiciones. Es la siguiente estructura: una proposición principal con el mismo verbo, aunque distinto tiempo, polípote, y una proposición subordinada sustantiva que funciona como complemento directo. Las dos proposiciones son dos oraciones interrogativas directas que son introducidas por preposición y pronombre interrogativo: “Por qué”, anáfora. Ambas preguntas son dos interrogaciones retóricas ya que son más bien dos lamentaciones.
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Comentario de la RIMA XXIV de Gustavo A. BÉCQUER.



Dos rojas lenguas de fuego
que, a un mismo tronco enlazadas,
se aproximan, y al besarse
forman una sola llama;
dos notas que del laúd
a un tiempo la mano arranca,
y en el espacio se encuentran
y armoniosas se abrazan;
dos olas que vienen juntas
a morir sobre una playa
y que al romper se coronan
con un penacho[1] de plata;
dos jirones[2] de vapor
que del lago se levantan
y al juntarse allá en el cielo
forman una nube blanca;
dos ideas que al par brotan,
dos besos que a un tiempo estallan,
dos ecos que se confunden,
eso son nuestras dos almas.

RESUMEN. Para ponderar la unión de los amantes y el pleno desarrollo de su amor, el poeta utiliza una serie de metáforas, unas más desarrolladas y otras más breves. Así el goce de la plena relación amorosa lo asemeja a dos llamas procedentes de un mismo palo que se juntan, a dos notas que forman un acorde, a dos olas que se mezclan al romper en la playa, a dos nubecillas que originan una nube de tamaño mayor cuando se juntan. Y su plena armonía amorosa se expresa cuando hablan los dos al mismo tiempo para comunicar el mismo mensaje, cuando se aproximan a la vez a besarse, cuando la misma idea o intención surge al unísono en los dos.

Comentario crítico
ESTRUCTURA EXTERNA.
Texto escrito en verso. Se trata de un poema de versos octosílabos, por tanto de arte menor. Riman en asonancia los versos pares y quedan libres los impares. Los versos se agrupan de cuatro en cuatro formando coplas. El ritmo es trocaico al caer en sílaba impar el acento estrófico.
ESTRUCTURA INTERNA.
Según el contenido se podría establecer la siguiente estructuración:
1/16 Conjunto de imágenes metafóricas desarrolladas.
17/19 Metáforas simples.
20 Término real de todas las imágenes, que es el grado perfecto de unión que ha logrado el poeta con su amada.
TEMA. Proclamación entusiasta del amor que une al poeta con su amada.
ACTITUD E INTENCIÓN. La actitud no puede ser sino subjetiva en poema que habla de la felicidad que siente el poeta enamorado y correspondido por su amada. Esa felicidad y complicidad es expresado con una serie de imágenes que resaltan la unión y el latido al unísono de los amantes.
A parte de la necesidad que el poeta siente de comunicar su  felicidad, también se pone de manifiesto la voluntad de crear un texto bello, por lo que está presente la función estética del lenguaje. En muchas ocasiones Bécquer expresó su obsesión por lograr un estilo que hiciera vivir con todos los sentidos las sensaciones que transmitía.
TIPO DE TEXTO. Es un texto literario perteneciente al género lírico. Se trata de un poema formado por versos octosílabos agrupados en coplas. Cada estrofa desarrolla una metáfora.
Por la actitud subjetiva,  la temática, de tipo amoroso, en la que el poeta expresa la felicidad del goce amoroso, y por la forma, especialmente rítmica y muy bella, elaborada con los recursos propios del lenguaje literario, la poesía es el cauce más apropiado para expresar los sentimientos amorosos del poeta.
VALORACIÓN.
(Objetiva) Nos encontramos una de las pocas poesías en la que se muestra el goce amoroso pleno. Van a ser más abundantes las que expresan la imposibilidad de la armonía personal de los amantes como elementos que son opuestos o se repelen.
Lo que no es original es la forma o estructura del poema. En varias ocasiones se repite el mismo planteamiento: el poema como una serie de metáforas impuras continuadas, otras más simples, pero en todas aparece el término real al que se refieren. En este caso, el entendimiento de los amantes.
Otros rasgos presentes en general en todo el poemario que se pueden apreciar en esta rima son: la sencillez, la brevedad –no son poemas mus extensos- y la belleza plasmada en cada una de la metáforas. Otra característica habitual es el empleo de las sinestesias, la mezcla de sensaciones procedentes de distintos sentidos: dos rojas –vista- lenguas de fuego –tacto-; dos notas de laúd –oído- se abrazan –tacto. Aquí además observamos otra constante de la poesía de Bécquer, la unión de dos manifestaciones artísticas: la música y la poesía.
(Subjetiva) Aun reconociendo el mérito literario, las rimas amorosas no parecen muy profundas y desarrollan tópicos próximos a la adolescencia. La  complejidad de este sentimiento es analizado de manera simple y bastante repetitiva. Leyendo sus poemas se saca la impresión de que el poeta se ha quedado anclado en una época de su vida o en una experiencia muy concreta y de que no hubiera evolucionado. En este sentido hay poetas románticos mucho más ricos en la comunicación del hecho amoroso. Especialmente interesante es Espronceda, sobre todo con El canto a Teresa.


FIGURAS LITERARIAS.
PARALELISMOS: los versos iniciales de cada estrofa comienzan con la misma estructura: 1 dos rojas lenguas…, 5 dos notas que…
EÍTETOS: 1 Dos rojas lenguas… El color rojo es símbolo de la pasión amorosa que sienten los dos amantes.
PERSONIFICACIÓN: Dos rojas lenguas de fuego… que al besarse forman… La descripción de las llamas que se juntan se realiza mediante un verbo que expresa una acción propia de los seres humanos: besarse.
HIPERBATON: 5 Y 6 dos notas que del laúd / a un tiempo la mano arranca, Se antepone el complemento directo para ponderar la armonía y la estructura que presenta el texto.
ENUMERACIÓN Y ASÍNDETON. ...dos ideas que al par brotan, / dos besos que a un tiempo estallan,/ dos ecos que se confunden La sensación que produce es que la enumeración es ilimitada al no aparecer la conjunción y que marque el último término de la  enumeración.
POLISÍNDETON: y en el espacio se encuentran / y armoniosas se abrazan. Se resalta cada una de esas acciones referidas al encuentro amoroso.
METÁFORAS. Ya se ha comentado que la estructura del poema está basada en la expresión de una serie de términos metafóricos del término real que es el éxtasis amoroso de los dos amantes.
A parte de estas, nos encontramos otras dos.
Término metafórico: dos olas se coronan en un penacho de plata / Término real: al juntarse forman una cresta plateada que se asemeja al plumaje de las aves.
Término metafórico: dos jirones -trozo de tela- de vapor / Término real: nubecillas.





[1]              Penacho. Plumas que tienen las aves en la cabeza. Adorno de plumas que se colocan en la cabeza de personas o animales, o en los tocados o sombreros.
[2]              Jirón. Trozo desgarrado de una prenda de tela.

Comentario de la RIMA XV / Gustavo Adolfo Bécquer.




Cendal [1]flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma,
rumor sonoro
de arpa de oro,
beso del aura[2], onda de luz:
eso eres tú.

Tú, sombra aérea, que cuantas veces
voy a tocarte te desvaneces
¡como la llama, como el sonido,
como la niebla, como el gemido
del lago azul!

En mar sin playas onda sonante,
en el vacío cometa errante,
largo lamento
del ronco viento,
ansia perpetua de algo mejor,
¡eso soy yo!

Yo, que a tus ojos, en mi agonía,
los ojos vuelvo de noche y día;
yo, que incansable corro y demente
¡tras una sombra, tras la hija ardiente
de una visión!.

ESTRUCTURA EXTERNA.
Poema polimétrico formado por dos estrofas de 11 versos cada una. Estos versos son decasílabos y pentasílabos, de pie quebrado. La rima es muy variada: los cuatro primeros versos riman en consonante con una estructura gemela; el 5 y 6 también riman pero en asonancia; semejante estructura se da ente el 7 y 9 y 9 y 10; es decir, rima gemela y consonante. El verso 11, es un verso de vuelta que rima con el 6 en asonancia.
Es una estructura métrica creada por Bécquer.
Hay encabalgamientos suaves y simétricos en las dos estrofas:
3/4  ------14/15
10/11 ------- 21/22
El acento estrófico recae en sílaba impar por tanto el ritmo es trocaico. Hay un acento que se repite en la sílaba cuarta en cada verso.

ESTRUCTURA INTERNA.
El poema se divide en dos partes antitéticas.
Primera parte, versos 1/11, correspondiente a la descripción que el poeta realiza de una mujer de la que está enamorado. Por las notas que ofrece de ella, ese amor no se concreta en una mujer de carne y hueso pues la presenta como intangible y espiritual.
Segunda parte, versos 12/22. El poeta expresa la desesperación por no encontrar una mujer que materialice el modelo que se ha formado de ella en su cabeza.

TEMA: Desolación del poeta por no encontrar una mujer que satisfaga su amor.

RESUMEN.
El poeta describe a una mujer casi intangible, inmaterial que es una visión idealizada. Es tan imprecisa esa imagen de mujer que él se afana por materializarla y al mismo tiempo ser digno de ella (16). Sin embargo, se desespera y sufre porque no consigue encontrar ninguna mujer que cumpla sus ideales.

FIGURA
VERSO
EJEMPLOS
INTERPRETACIÓN
ALITERACIÓN
1  y 2
Cendal flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma,

Acumulación de sonidos alveolares /n/ y /l/ Brisa suave, aleteo que hace mover levemente el tejido.
3 y 4
rumor sonoro
de arpa de oro,

Repetición de sonidos vibrantes /r/que crean el efecto de rumor.
EPÍTETOS

Leve bruma 1, blanca espuma 2, rumor sonoro 3, sombra aérea 7, cometa errante 13…
Con los epítetos se resalta una cualidad de los sustantivos que interesa al poeta
PARALELISMOS
6 y 17
Eso eres tú / ¡eso soy yo!
Repetición de la misma estructura sintáctica en los dos versos de pie quebrado.
21
¡tras una sombra, tras la hija…
ANADIPLOSIS
6/7 y 17/18
Eso ere tú.
Tú, sombra aérea,…
Se repite la última parte de un verso al principio del siguiente.
QUIASMO
1 Y 2
Cendal  flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma
Consiste en cruzar cuatro miembros (dos de una clase gramatical y dos de otra) de la siguiente manera: ABBA
BRAQUISTIQUIO
7, 18,20
Tú, sombra aérea,…
Este recurso poético se utiliza para dar énfasis a determinadas palabras, separándolas del resto por dos pausas que producen una elevación del tono. El braquistiquio está formado por un grupo fónico de menos de cinco sílabas métricas.
METÁFORAS
1/5
Cendal flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma,
rumor sonoro
de arpa de oro,
beso del aura, onda de luz:
eso eres tú.

Nos encontramos una metáfora impura. Aparecen unos términos metafóricos que se refieren a un término real: ella, la amada. Para poner de manifiesto la irrealidad del modelo de mujer se relaciona a ésta con elementos de la naturaleza archirrepetidos en estas composiciones: bruma, espuma,  rumor, viento, sombra…
12/15
En mar sin playas onda sonante,
en el vacío cometa errante,
largo lamento
del ronco viento,
ansia perpetua de algo mejor,
     ¡eso soy yo!
También metáfora impura: el poeta es una onda sonante, cometa errante, lamento ronco del viento… Se resalta la angustia que la búsqueda de la amada produce en el poeta.
ANTÍTESIS
Todo el poema
Yo /Tú
El desarrollo temático del poema es una oposición entre la personalidad -y el sufrimiento- del poeta y la de la mujer idealizada.
SÍMIL
9/11
…te desvaneces
¡como la llama, como el sonido,
como la niebla, como el gemido
     del lago azul!
Se busca la misma finalidad que con la construcción anterior y repitiendo algunos términos de las imágenes anteriores: llama, sonido, niebla…



[1] Cendal. Tejido de seda.
[2] Aura. 1. Viento suave y apacible. 2. Irradiación luminosa de carácter paranormal que algunos individuos dicen percibir alrededor de los cuerpos humanos.