lunes, 22 de octubre de 2012

Rima IV de Gustavo Adolfo Bécquer.


No digáis que, agotado su tesoro
de asuntos falta, enmudeció la lira[1];
No digáis que, agotado su tesoro
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso,
palpiten encendidas;
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista;
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías;
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista;
mientras la Humanidad, siempre avanzando,
no sepa a dó camina;
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras sintamos que se alegra el alma
sin que los labios rían;
mientras se llore sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan;
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran;
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas;
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!

1. ESTRUCTURA.
1.1. Externa. Nos encontramos con un poema que consta de cuatro versos introductorios y 4 estrofas de 8 versos; al final de cada estrofa hay un verso que se repite, al igual que en la introducción.
La primen parte; es decir, los tres primeros versos son endecasílabos y el cuarto, hexasílabo. El resto de las estrofas es una combinación de versos endecasílabos y heptasílabos, excepto el último que es hexasílabo. Esta combinación de versos endecasílabos y heptasílabos, al repetirse en todas las estrofas, forman una estancia[2].
Riman en asonancia los pares.
El acento estrófico recae en sílaba par, por tanto, el ritmo es yámbico, excepto el hexasílabo final de todas estrofas que es trocaico.
1.2. Interna.
Podemos señalar dos partes desde el punto de vista del contenido:
-En la primera parte, versos 1/4, nos encontramos la idea fundamental: el poeta proclama su firme fe en la existencia de la poesía, aunque no haya poetas, (es como si éstos tan solo fueran unos médium que plasman en sus escritos la belleza, el misterio que está fuera o dentro de nosotros.)
-En la segunda parte, versos 5 / 36, explica por qué existirá siempre poesía. Según Bécquer hay cuatro temas que siempre serán tratados desde un punto de vista poético: la belleza de la naturaleza, los misterios de la vida, la propia naturaleza ignota del ser humano y el amor.

2. TEMA.
-Temas fundamentales de inspiración poética según Bécquer.
-Proclamación entusiasta a favor de la poesía.
-Exaltación de la expresión poética.
En esta rima se desarrolla el tema fundamental de todo el poemario, que es un tema metaliterario: la poesía. Bécquer expresa su fe más sincera en apoyo de este género. Tal vez los temas que se tratan poéticamente sean siempre los mismos, pero para cada poeta son individuales, son experiencias personales que siempre abordarán porque forman parte de sí mismos, de su existencia personal. Por eso el poeta proclama que mientras haya seres humanos, habrá poesía porque forma parte de nosotros.
Además indaga qué asuntos son los que especialmente se abordan en la poesía.

3. RESUMEN.
El poeta expresa con entusiasmo su fe en que los temas de la poesía serán inagotables por ser algo consubstancial al ser humano. Recoge cuatro campos o fuentes de inspiración: la belleza de la naturaleza, especialmente la primavera; los misterios sin resolver que rodean la existencia humana; la propia condición contradictoria de los hombres y sobre todo el amor y la mujer.

4. ESTILO.
La poesía de Bécquer tiene poco que ver con el Romanticismo exaltado de años anteriores de poetas como Zorrilla, Espronceda o el Duque de Rivas. Se trata de una poesía intimista y directa; en apariencia, sin grandes alardes estilísticos. Las composiciones son breves, con estructuras rítmicas similares, que tienden a imitar en muchos casos las composiciones populares andaluzas. Por eso la métrica, aunque con la desinhibición y desparpajo propios de los románticos en cuanto al respeto que les merecían las estructuras clásicas, es sencilla: abundan los octosílabos e, incluso, poemas con versos más cortos; también endecasílabos junto a heptasílabos. La rima es asonante tan solo en los versos pares. Esta poesía, además de la influencia popular andaluza, tiene como modelo la poesía romántica de los lied alemanes de Heine y la poesía de Byron.
En cuanto a las características estilísticas de este poema concreto podemos comentar los siguientes aspectos.
La fe ciega en la existencia de la poesía se plasma con esa frase exclamativa final de cada estrofa: ¡Habrá poesía!, que se convierte en epifonema repetido y en estribillo.
No hay muchos adjetivos. El tono exclamativo conlleva una intensidad emocional, una exaltación tal que no se consigue con la presencia de adjetivos, sino con la de verbos.
Los verbos son bastante numerosos y los que predominan están en presente de indicativo. La rima comienza con una oración exhortativa, como si el poeta se molestara ante receptores hipotéticos que dudaran del agotamiento del discurso poético. Después el argumentario del poeta defendiendo la poesía en cada una de las estrofas se realiza en presente. Y la conclusión en un futuro imperfecto con carácter de obligación: habrá poesía.
Se repite en cada estrofa la misma estructura sintáctica comentada anteriormente. A parte de ordenar el ritmo interno del pensamiento, este esquema oracional reproduce esquemas rítmicos. Se trata de construcción perfecta que sitúa las palabras clave en el mismo lugar de cada estrofa: primavera 11, misterio para el hombre 19, esperanzas y recuerdos 27, mujer hermosa 35.

En el poema predominan los sustantivos concretos: tesoro, lira, ondas de la luz, beso, sol, nubes, fuego, oro, aire, perfumes, armonías, fuentes, mar, abismo... A pesar de desarrollar un tema abstracto, el poeta materializa el asunto con oraciones en las que predominan los sustantivos concretos, por lo que consigue gran plasticidad.

Otro elemento que produce musicalidad y ritmo es la presencia en el texto de estructuras bimembres: fuego y oro 8, perfumes y armonías 10; en el verso 24, mientras el corazón y la cabeza; en el 26, esperanzas y recuerdos.

La descripción estilística se completa con el análisis de las siguientes figuras literarias:

ANÁFORA.  Repetición de la conjunción mientras al inicio de numerosos versos.
REPETICIONES. Habrá poesía versos 12, 20...
HIPÉRBATON: de asuntos falta, se anticipa la palabra clave con lo cual se produce un extrañamiento del lenguaje al romperse la secuencia esperada: falta de asuntos.
Versos 7 y 8: mientras el sol las desgarradas nubes / de fuego y oro vista; el orden sintáctico lógico sería: mientras el sol vista las desgarradas nubes de fuego y oro.
POLÍPOTE[3]: versos 21y 22: ríe, rían.
METÁFORAS. Verso 1. T. metafórico: agotado su tesoro. T. real: exprimidos los temas más importantes.
Verso 2: T. metafórico: enmudeció la lira. T. real: no se componen poemas.
Verso 26. T. metafórico: batallando. T. real: contradiciéndose.
PERSONIFICACIONES.
Versos 5 y 6: ondas de la luz palpiten.
Verso 7 y 8: mientras el sol vista de fuego y oro las nubes.
Verso 9: mientras el llanto en su regazo lleve...
PARADOJA[4].  Versos 21/24: Mientras sintamos que se ría el alma / sin que los labios rían.
SINESTESIAS[5]: Versos 7 y 8: mientras el sol las desgarradas nubes / de fuego y oro vista
Versos 9 y 10: mientras el aire en su regazo lleve / perfumes y armonías.

Análisis estilístico de los adjetivos del texto.
No hay muchos adjetivos. El tono exclamativo conlleva una intensidad emocional, una exaltación tal, que no se consigue con la presencia de adjetivos, sino con la de verbos.
En primer lugar distinguimos los adjetivos que están dentro del sintagma verbal (Predicado verbal), con la función de complemento predicativo, como en el v. 6: las ondas de la luz palpiten encendidas; de los que están en la estructura del sintagma nominal con la función de complemento del sustantivo. Estos últimos los podemos dividir en antepuestos:
-en el verso 2, de asuntos falta, enmudeció la lira. Es un adjetivo especificativo, pues selecciona al sustantivo. Se encuentra dentro de un hipérbaton exagerado,  pues se desplaza y antepone el adyacente adjetival al adjetivo núcleo: de asuntos. Y todo el sintagma adjetivo del núcleo nominal al que se refiere: la lira. Este alejamiento produce extrañeza y pondera significativamente al adjetivo al colocarlo incluso antes del sustantivo al que se refiere; es decir, la aseveración de que el discurso poético no tendrá futuro por la falta de asuntos, se potencia con esta anteposición y con el desorden sintáctico.
-en el verso 7: las desgarradas nubes, que es un epíteto pues se resalta una cualidad que es inherente del sustantivo nubes; este tipo de adjetivos es muy utilizado en el discurso poético.
Y pospuestos:
-En el verso 33: dos almas confundidas y en el verso 34: mujer hermosa. Podemos considerar los dos adjetivos especificativos pues seleccionan unas cualidades necesarias sobre los sustantivos.

Sabemos que en el discurso poético es donde el escritor utiliza los recursos lingüísticos y literarios de manera más consciente con el objetivo de potenciar el mensaje y crear una dicción que por sí misma sea bella. Uno de los recursos más valiosos es el uso que realiza de los adjetivos. En el análisis anterior se ha resaltado este uso tanto por el número de adjetivos utilizados, como por la clase y la misma colocación en el discurso. En este caso se trata de un recurso lingüístico que el poeta, conocedor de las posibilidades del lenguaje, utiliza. 

FUNCIONES DEL LENGUAJE.
Las principales funciones del lenguaje presentes en este texto son dos. La expresiva, al ser un texto en el que el emisor-poeta expresa una serie de sentimientos relacionados con los temas que casi siempre se tratan en poesía: la belleza, el amor, las dudas existenciales… Pero también, porque él está ofreciendo su opinión sobre el asunto de si está agotado el discurso poético o  no.
Y la función específica de los textos literarios, la punción poética, en la que el propio lenguaje se utiliza como materia para la creación de una obra de arte. Los recursos del lenguaje que usa el poeta son los propios de la expresión poética, como la consecución de ritmo con elementos lingüísticos: repetición del mismo número de sílabas por verso, agrupación de éstos en estrofas, repetición de fonemas al final de ciertos versos –rima-, distribución de acentos y pausas en las mismas sílabas métricas, … La propia organización del lenguaje en secuencias repetitivas,- como anáforas, paralelismos-, la alteración del orden lógico de la oración, el uso de figuras literarias…, son recursos que el poeta utiliza para lograr un mensaje que llama la atención tanto por la forma, como por el contenido.
Además, en el primer verso, hay una interpelación a unos hipotéticos receptores que pudieran oponerse a lo que piensa el poeta sobre la poesía: verso 1, No digáis que… enmudeció la lira. En este caso, la función del lenguaje que predomina es la conativa o apelativa, al intentar convencerlos de que el discurso poético siempre existirá.





[1] Apolo, en su calidad de dios de la poesía, instruía a las musas y con ellas convivía ya en las ya en las cimas del Parnaso. Como dios de las artes, le representaban bajo la figura de un joven imberbe, flotante los cabellos, con una lira en la mano y ceñida la frente por una corona de laurel. Apolo se acompañaba de la lira para cantar sus composiciones que conmovían a todo el mundo. Por esta razón Bécquer, para expresar la posibilidad de que la inspiración poética se acabe, utiliza la expresión enmudecer la lira.
[2]           La canción en estancias o canción es de origen italiano. Consta de una serie de estrofas semejantes que combinan versos de siete y once sílabas con la misma disposición métrica, llamadas estancias.
[3] Polipote. Cuando un mismo lexema o raíz se repite con diversos fonemas.
[4] Paradoja. Ret. Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción. Mira al avaro, en sus riquezas, pobre
[5] Sinestesia. (De sin- y el gr. ασθησις, sensación). f. Ret. Tropo que consiste en unir dos imágenes o sensaciones procedentes de diferentes dominios sensoriales. Soledad sonora. Verde chillón.

No hay comentarios: