martes, 14 de febrero de 2012

Comentario de texto de la SONATINA (de Prosas profanas) / Rubén Darío


     SONATINA (Prosas profanas) /Rubén Darío
La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y vestido de rojo piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula[1] vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda[2] o de China,
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz?
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur[3].
Y están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!
(La princesa está triste, la princesa está pálida)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe,
—la princesa está pálida, la princesa está triste—,
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».



ESTRUCTURA EXTERNA.
Es un texto completo escrito en verso. El poema se divide en estrofas formadas por seis versos. Los versos son alejandrinos, por tanto, de arte mayor compuestos que se dividen en dos hemistiquios a consecuencia de la cesura. La rima es consonante y se repite la estructura AAB´CCB´ en todas las estrofas. Está combinación de versos se llama sexteto simétrico alejandrino o sexteto de sonatina, por ser Rubén Darío el que por primera vez utilizó esta combinación.
El texto es una descripción poética del estado de soledad de una chica enclaustrada en un palacio lujoso. En la última estrofa encontramos la intervención en estilo directo del hada madrina que se dirige a la princesa; por tanto, sería el parlamento de un diálogo.
ESTRUCTURA INTERNA.
El poema lo podemos dividir en tres partes:
Primera parte abarcaría del 1al 12, las dos primeras estrofas, en la que predomina la descripción: una princesa se halla rodeada por su dueña y por su bufón que intentan distraerla, sin embargo, la chica está triste, suspirosa, pálida y ausente.
Segunda parte del verso 13 al 42. Ateniéndonos a las especulaciones de las causas del ensimismamiento de la princesa, podemos a su vez dividir esta segunda parte en dos:
-13/18 Se cree que anhela un amante.
-19/42 Se piensa que la princesa desea ser libre como un pájaro o una mariposa para huir del lujo de su palacio que no la satisface y que se ha transformado en una cárcel.
Tercera parte: 43/48 El hada madrina la consuela al anunciarle que pronto llegará un príncipe del que se enamorará.
TEMA. El deseo de libertad y de amor de una princesa que vive en completa soledad en su lujoso palacio.
RESUMEN. Una princesa está triste, aburrida en su lujoso palacio. Sus criados, el ama y el bufón, tratan de animarla. Sin embargo, su mal no puede ser remediado con su compañía. Anhela ser libre como una golondrina o una mariposa, huir de su palacio, que se ha convertido en una cárcel. Desea, sobre todo, encontrar a alguien que llene sus ansias amorosas. Su hada madrina la consuela al anunciarle que pronto verá su deseo cumplido al encaminarse hacia allí un apuesto príncipe al que querrá.
CARACTERÍSTICAS DE LA POESÍA MODERNISTA PRESENTES EN ESTE POEMA.
La soledad y la melancolía son temas recurrentes en la poesía modernista. La protagonista, joven, bella, rica..., sin embargo, está triste, ensimismada…
Encontramos predilección por ambientes exóticos, refinados…, muestra del deseo de huida del presente, que consideran anodino y vulgar (escapismo). Además, el poema está ambientado en el mundo de fantasía de los cuentos infantiles, en el que también se refugian los poetas. Otra muestra del escapismo es el deseo de huida del presente a espacios alejados, sobre todo de Oriente (referencias a Golconda, China, Ormuz…), pero también del Norte (los nelumbos del Norte).
Muestras del gusto refinado y aristocrático de los modernistas, que encontramos en el texto, son los siguientes elementos: bufones, dueñas, carrozas, pavos reales, halcones, rueda de plata…
El manejo magistral del lenguaje y el uso de abundantes recursos literarios son característicos también de los modernistas que analizamos a continuación.
FIGURAS LITERARIAS. Estas son algunas de las figuras literarias.
FIGURA
VERSOS
EJEMPLOS
INTERPRETACIÓN
ALITERACIÓN
12
La princesa persigue… la libélula vaga de una vaga ilusión
Repetición de los fonemas /b/ y /l/, que reproducen el zumbido y aleteo del insecto.
PPREGUNTAS
RETÓRICAS.
1
¿Qué tendrá la princesa?
Preguntas que se formulan sin esperar una respuesta.
13/18
¿Piensa acaso…?
ANÁFORAS
37 /39
¡Oh, quien… ¡Oh visión…
Se repite la misma interjección.
PARALELISMOS
1 y 4
La princesa está triste… La princesa está pálida
Repetición de la misma estructura sintáctica.
3
Que ha perdido la risa, que ha perdido el color
10
La princesa no ríe, la princesa no siente…
45
En el cinto la espada y en la mano el azor (También hay elipsis al suprimirse el verbo lleva)
EPÍTETOS
16 y 17
Rosas fragantes, claros diamantes
Se resaltan cualidades inherentes a esos sustantivos.
METÁFORAS
2
Boca de fresa
El término real son los labios rojos, frescos, insinuantes…
5
Está mudo el teclado de su clave sonoro
Se refiere a la boca, a la dentadura –teclado de clave (especie de piano). No ríe, está triste.
12
La princesa persigue… la libélula vaga de una vaga ilusión
Los pensamientos de la princesa son tan inconsistentes como lo es el propio insecto y su vuelo.
20…
La princesa quiere ser golondrina, mariposa
La princesa querría ir de un lugar a otro con libertad.
22
Ir al sol por la escala luminosa de un rayo
Que el rayo de sol fuera una escala –escalera de cuerda- para salir del palacio
28
La flor de la corte
La flor es ella, la princesa.
32, 33
Está presa en sus muros, en sus tules, en la jaula de mármol de su palacio real.
El palacio –junto al lujo del que está rodeada-  donde vive se ha convertido en una prisión.
PERSONIFICACIÓN
6
Y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor
La flor se pone mustia, no se puede desmayar. La flor es la princesa que, de soledad, palidece…
HIPÉRBOLE
35
Palacio… que custodian cien negros con sus cien alabardas
Exageración en cuanto al número de guardianes. Por otra parte, las alabardas –especie de lanzas- serían los barrotes de esa jaula de mármol mencionada anteriormente.