lunes, 3 de abril de 2017

Comentario del poema INSOMNIO (Hijos de la ira, 1944) / Dámaso Alonso





INSOMNIO

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
De Hijos de la ira / Dámaso Alonso

ESTRUCTURA EXTERNA.
Texto completo en verso. Se trata de un poema perteneciente al libro Los hijos de la ira de Dámaso Alonso. En el texto predomina la interpelación/monólogo que el poeta en primera persona dirige a Dios. Podemos apreciar también alguna descripción, como por ejemplo en el verso 1.
La métrica del poema es irregular: los versos no miden lo mismo, tampoco hay rima ni agrupación de versos formando estrofas. Son versos libres. El ritmo se consigue con otros procedimientos, como puede ser paralelismos, anáforas (se señalarán más adelante en este comentario) o secuencias tonales parecidas, como las interrogaciones de los tres últimos versos.
La disposición tipográfica de los versos crea el dibujo de uno de los lados estrechos de un féretro. Esta disposición versal formando un dibujo o una figura era una de las características de los movimientos de vanguardia de principios de siglo, como los caligramas de Apollinaire.

ESTRUCTURA INTERNA.
En cuanto a su contenido, podemos establecer la siguiente estructura:
En el primer verso el poeta describe la ciudad de Madrid, donde vive y enmarca espacialmente su sufrimiento.
En los tres siguientes expresa que su angustia es consecuencia, o bien, aumenta debido al insomnio y zozobra del poeta. En esa vela, todo lo exterior, el viento, los ladridos y la luz lunar, le angustian.
Desde el verso cinco hasta el último, el poeta interpela a Dios sobre el sentido de su vida y la de la humanidad.

TEMA.
La angustia del poeta al dudar de que su vida y la del ser humano en general tengan sentido.

RESUMEN.
El poeta pasa las noches sin poder dormir en la populosa ciudad de Madrid. Durante las horas que permanece insomne, tumbado en su cama, el viento, los ladridos de los perros y la leve luz lunar acrecientan su malestar. Desvelado, interpela a Dios por el sentido de sus 45 años ya vividos; también, por el sentido de la vida de los madrileños y de todo el mundo. Además, pregunta a Dios por el sentido del mismo universo, su creación: ¿La creó Dios para que los hombres fueran testigos de su grandeza?

CARACTERÍSTICAS DE LA POESÍA DE LA GENERACIÓN DEL 27 Y DEL AUTOR.
Ya se ha comentado la influencia vanguardista, en cuanto a la métrica, al utilizar versos libres y a su disposición tipográfica, que hace asemejar el poema a un féretro.
También característico del grupo del 27 es el uso de metáforas complejas en las que la relación del término real y el metafórico no es evidente, como se podrá observar en el siguiente apartado, cuando se analicen las figuras literarias.
En cuanto a los temas abordados, señalamos el de la ciudad, la gran urbe, convertido en un lugar inhumano. Se ha pasado del alegre y estimulador Civitas hominun, al de la ciudad cementerio, donde las personas penan más que disfrutan. El tema más importante, con todo, es la expresión de la angustia existencial. Este tema es el característico de la etapa más inmediata a la Guerra Civil, en los años cuarenta. Hijos de la ira, de 1944, es el poemario más representativo de esta etapa existencialista. Los poetas de la generación del 27 que no se exilian van a tener como referencia en la expresión de esta angustia a los autores de la Generación del 98.
La presencia de términos relacionados con la muerte es constante en el texto: cadáveres (v. 1, 6, 7), nicho (v.2), me pudro (v.2, 5, 6, 7), podredumbre (v. 8). Estas palabras y sus repeticiones dejan la sensación de muerte, descomposición, sobre todo, de tipo espiritual. ¿Qué responsabilidad tiene Dios al permitir una sociedad degradada no solo materialmente, en la que no es fácil cubrir las necesidades básicas de las personas, sino espiritualmente? Con hambre, miseria, con sufrimiento, ¡cómo es posible creer en Dios!, parece querer expresar el poeta.


FIGURAS LITERARIAS.
FIGURA
VERSO
CITA
COMENTARIO
Interrogaciones retóricas
8, 9 y 10
¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?
Interpelaciones dirigidas a Dios que no tendrán respuesta.
Repeticiones
5
Preguntándole a Dios, preguntándole
La repetición del verbo acrecienta la sensación de angustia y sufrimiento vital del poeta.
Asíndeton
9 y10
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
Ausencia de nexo entre las dos únicas partes de la pequeña enumeración. El efecto de la podredumbre afectaría a más cosas al no señalar con el nexo “y” el último término de la lista.
Polípotes
2, 5, 6, 7
Pudro, pudre, pudren y podredumbre
Son repeticiones de palabras que comparten un mismo lexema y varían los morfemas flexivos. Como repetición, acrecienta en el primer caso una idea clave del poema: la degradación espiritual; en el segundo, la angustia mortificante que va asociada a esos enunciados.
3 y 4
Gemir/gimiendo, ladrar/ladrando y fluir/fluyendo
Paralelismo
5 y 6
por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren…
Repetición de la misma estructura sintáctica. Se consigue ritmo. Con la repetición de las preguntas se consigue expresar angustia íntima.
4
gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre
Se repitela misma estructura de tres símiles continuos.
Antítesis
1
Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres
No aparece el otro término: vivos. Pero por el contexto, la muerte hace referencia a la muerte espiritual del alma, se pudre lentamente mi alma, del verso 5, frente a la vida biológica.
9 y 10
Rosales del día,
Azucenas de tus noches
Oposición de los colores según la luz del día y de la noche.
Personificación
10
Las tristes azucenas letales de tus noches?
Se aplica una cualidad humana, la tristeza, a las flores. Por otra parte, podemos ver en esta expresión un oxímoron, por la contradicción: no es normal la asociación del adjetivo tristes al nombre azucenas.
Símil y personificación
4
gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre
La zozobra interior se acrecienta con los estímulos nocturnos: gime, como el viento gime (personificación); interpela a Dios, como si le ladrara de lo enfurecido que se encuentra; su existencia nocturna es iluminada por la luz amarilla que acompaña al viento y a los perros.
Metáforas
2
Y me incorporo en este nicho
Es una metáfora pura. La cama y las sábanas parecen la caja mortuoria y la mortaja espiritual donde se va pudriendo sobre todo la fe del poeta en Dios.
4
Como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
El término real de la metáfora es la luz de la luna, que se transforma en una gran baca de la que emana la irradiación.
8
¿Qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
El término metafórico huerto lo podemos identificar con la creación divina del universo y del ser humano. La idea que expresa el poeta puede ser la siguiente: la mortalidad del hombre, viendo la inconmensurable creación, les hace creer en Dios, como artífice del ser humano, de todo el universo y de la inmortalidad del alma.
9 y 10
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?
Podemos clasificar estas metáforas como impresionistas: el día y la noche, términos reales, son identificados por su color.
Metonimia
2
En este nicho en el que hace 45 años que me pudro
Lo que se pudre, degrada no es el cuerpo, sino su alma. Hay una relación de contigüidad cuerpo/alma como partes del ser humano.